Papa llama a rechazar terrorismo, violencia

http://hoy.com.do/image/article/328/460x390/0/FAA2BEEF-D8F1-4B42-ACE1-9A8AD262EE6C.jpeg

ANKARA (AP).- El papa Benedicto XVI pidió ayer, martes, a todos los líderes religiosos que “rechacen totalmente’’ el respaldo a cualquier forma de violencia en nombre de la fe, al tiempo que expresó su preocupación por el auge de los conflictos y el terrorismo en el mundo.

El Papa llegó el martes a Turquía con un mensaje de diálogo y de “hermandad’’ entre cristianos y musulmanes en un intento por atenuar la indignación tras sus percibidas críticas al islam.

Aún persiste la furia por las declaraciones de Benedicto XVI, en las que citó a un emperador cristiano del siglo XIV que caracterizó a las enseñanzas de Mahoma como “maléficas e inhumanas’’.

En un discurso ante diplomáticos en la capital turca, Benedicto XVI dijo que “recientes novedades de terrorismo y de conflictos regionales’’ subrayan la necesidad de vigorosos y eficaces esfuerzos internacionales, incluyendo fuerzas de mantenimiento de la paz en sitios destruidos por la violencia, como Líbano.

Pero señaló que los “perturbadores’’ conflictos a través del Medio Oriente “no dan muestras de disminuir y afectan con fuerza a toda la vida internacional’’.

El Papa pidió a los líderes religiosos de todo el mundo que rechacen los intentos de detentar el poder político y los urgió a “rechazar totalmente’’ el respaldo a “cualquier forma de violencia como expresión legítima de la religión’’.

Por su parte, el principal clérigo islámico de esta nación, en una presentación conjunta con el Papa, dijo el martes que la creciente “islamofobia’’ estaba causando daño a todos los musulmanes.

“La llamada convicción de que la espada es usada para expandir el islam en el mundo y la creciente islamofobia perjudica a todos los musulmanes’’, dijo Ali Bardakoglu, titular del Consejo de Asuntos Religiosos de Turquía.

El comentario pareció ser una referencia a las declaraciones formuladas en septiembre por el Papa vinculando la violencia con el profeta Mahoma.

Bardakoglu pidió a los dirigentes religiosos que actúen con responsabilidad y no “usen diferencias para encontrar nuevos seguidores destinados a sus propias religiones’’.

Tras la reunión con Bardakoglu, el Papa pidió garantías para la libertad religiosa, señalando que son esenciales para una sociedad justa.

Apenas bajó del avión, y tras ser recibido por el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, Benedicto XVI señaló “Sabemos que el alcance de este viaje es el diálogo y la hermandad y el compromiso para una comprensión entre culturas … y para la reconciliación’’.

Erdogan, quien al principio no tenía pensado recibir al Papa en el aeropuerto, a último momento cambió de planes y dio la bienvenida al pontífice.

El avión del Papa aterrizó en la capital turca de Ankara en medio de un operación reforzada de seguridad que tiene la finalidad de evitar posibles intentos por perturbar la visita de cuatro días del pontífice en un momento de tensión entre el Occidente y el islam.

Más de 3.000 policías y francotiradores se unieron a las fuerzas de seguridad para proteger al Papa y evitar actos de violencia. Las medidas de seguridad fueron inclusive superiores a las adoptadas cuando el presidente de Estados Unidos George W. Bush visitó Turquía hace dos años.

“Realmente quise venir a Turquía porque Turquía se ha convertido en un puente … entre religiones’’, dijo Benedicto XVI a Erdogan.

Turquía “es un país democrático, islámico, y un puente’’, señaló el pontífice. “Quise viajar a Turquía desde que me convertí en Papa porque amo su cultura’’.

“Quiero reiterar la solidaridad entre culturas’’, señaló el Papa. “Ese es nuestro deber’’.

Decenas de turcos realizaron el martes demostraciones contra el Papa frente al ministerio de asuntos religiosos, a unos 40 kilómetros del aeropuerto, donde el avión del pontífice había aterrizado momentos antes. Alrededor de 25.000 turcos se congregaron el domingo en Estambul en una más de las protestas por la visita del pontífice.

Erdogan dio la bienvenida a Benedicto XVI al pie del avión. Ambos se estrecharon las manos y caminaron por una alfombra roja hacia el terminal aéreo para sostener un encuentro privado.

“Quiero expresar felicidad de verlo a usted y a su delegación en nuestro país’’, dijo Erdogan al pontífice. Calificó la visita del Papa como “muy significativa’’.

La policía mantenía bajo observación estricta la carretera entre Ankara y el aeropuerto, donde banderas de Turquía y el Vaticano ondeaban por una brisa ligera. En las partes altas de edificios y colinas cercanas había grupos de francotiradores. En las zonas boscosas sobre la ruta, contingentes de soldados en uniforme de combate instalaron puntos de observación y los puentes eran vigilados con perros entrenados.

En su primer acto oficial, Benedicto XVI visitó el mausoleo de Mustafa Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía moderna, y escribió un mensaje en un libro de invitados diciendo que Turquía era “el punto de reunión de diferentes religiones y culturas y un puente entre Asia y Europa’’.