Papa reanuda actividad pública tras problemas de salud

El papa Francisco.
El papa Francisco.

CIUDAD DEL VATICANO. AP. El papa Francisco lució cansado pero tranquilo al regresar ayer a la actividad pública tras una serie de citas canceladas por problemas de salud. Francisco aguantó bien durante la misa solemne de más de 90 minutos en la basílica de San Pedro en honor de los santos Pedro y Pablo, en la que impuso el palio a cinco arzobispos metropolitanos latinoamericanos.

El Vaticano ha restado importancia a las cancelaciones porque el pontífice de 77 años padecía un problema “leve” de salud. Francisco, a menudo riendo o sonriendo, charló con cada uno de los 24 arzobispos arrodillados ante él para recibir una banda blanca de lana para simbolizar el poder episcopal compartido. Una hora después de la ceremonia, saludó a la gente reunida en la plaza de San Pedro desde una ventana del Palacio Apostólico. Pidió a los líderes iraquíes que empleen el diálogo para salvar la unidad nacional y evitar más combates en el país.

El papa pidió a los fieles, como lo ha hecho recientemente en actos públicos, que recen por él. “Por favor no olviden orar por mí”.

Tanto la petición de que recen por él como su reciente ocurrencia de que el trabajo de un papa puede afectar la salud, combinado con la cancelación de varias actividades en las semanas anteriores ha desatado la preocupación por la posibilidad de que Francisco esté enfermo.