Papas, de América para el mundo

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/B9971A69-55DE-449E-A24D-058B6E8349F2.jpeg

Debido a su sabor y versatilidad, la papa ha recorrido un largo camino desde las antiguas civilizaciones incas hasta convertirse en un producto de suma importancia en las cocinas de hoy. La papa es originaria del norte de los Andes peruanos, cerca del Ecuador. Para las civilizaciones precolombinas, la papa, junto con el maíz, eran alimentos esenciales.

Cuando los españoles conquistaron al imperio Inca encontraron a la papa cultivada y consumida en todo el territorio. Se dice que fueron los ingleses quienes la llevaron a Europa como planta decorativa, y en Irlanda, donde no tenían tantas alternativas alimenticias se convierte rápidamente en alimento exclusivo.

Las características variadas de su cultivo le permiten adaptarse a muchos climas y condiciones. Fueron los ingleses quienes la bautizaron y presentaron al resto del mundo como “potato” que es un vocablo de origen caribeño.

SOPA DE PAPA

Ingredientes:

(Para cuatro platos)

1 papa blanca grande
1 cebolla chica o una mediana (según el gusto)
3 ramas de apio
1 rebanada de pan blanco (no importa si está duro)
1 pizca de curry en polvo
Sal y pimienta al gusto
3 cucharadas de aceite de oliva
1 docena o más de aceitunas negras sin hueso
El agua sólo para 3 platos

Preparación:

Ponga en la olla express y con el agua hirviendo, la papa sin pelar partida en 4, la cebolla, 2 ramas de apio y el pan. Cocine por 15 minutos a máxima presión, enfríe y coloque todo en la licuadora (batidora). Muela muy bien y en una cacerola caliente ponga 2 cucharadas de aceite y agregue la mezcla, sazone bien con sal, pimienta y el curry. Limpie y pique fino la rama de apio restante conservando las hojitas.

PUDÍN DE ZANAHORIAS Y PAPAS

Ingredientes:
(Para 8 porciones)

1/2 kilogramo de zanahorias
4 papas medianas
25 gramos de manteca
5 huevos
1 pizca de pimienta
1 cucharada de azúcar
1/4 litro de salsa blanca o bechamel

Preparación:

 Se hierven zanahorias y papas y se pasan por el tamizador, se le añaden manteca, huevos, sal, pimienta y azúcar. Se cocina en una budinera enmantecada, en el horno, aproximadamente 40 minutos a fuego moderado. Se saca, se desmolda y se cubre con la salsa blanca.