Para el Gobierno, ¿los artistas sirven de algo?

Marien Aristy Capitan

Descaro, inobservancia o pura imbecilidad. Ya uno no sabe a qué obedece nada en República Dominicana. Cada día, cada semana, nos encontramos con hechos tan contradictorios que, por sí mismos, se convierten en una farsa perfecta.

Ayer, por ejemplo, supimos que en el 2012 el Gobierno le aumentó el salario de RD$70 mil a RD$300 mil al ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez. También hubo 500 empleados que recibieron alzas que van desde un 50 a un 100%.

Hoy, sin embargo, no aparece con qué mejorar los salarios de los maestros de todas las escuelas de Bellas Artes y el Conservatorio Nacional; los guías de los museos y los cantores del Coro Nacional y la Compañía de Cantantes Líricos, quienes iniciaron una huelga indefinida el 29 de enero.

A casi dos meses del inicio de la huelga que comenzó en una parte de Bellas Artes y se fue extendiendo, ningún funcionario se inmuta. José Antonio se justifica, llama al diálogo pero, ¿con qué moral alguien que recibe RD$300 mil puede pedirle a un artista que trabaje por un salario que va desde los RD$5 mil a los RD$18 mil? ¿Ustedes saben cuánto ellos están pidiendo de sueldo? RD$30 mil, es decir, el 10% de lo que gana el ministro.

No sé qué más tendrán que hacer los artistas para que alguien les escuche. El Gobierno, a pesar de estar encabezado por un hombre que ha dicho que con salarios de miseria no se puede avanzar, calla ante la realidad que les aqueja. De nada han valido la huelga ni las marchas hacia el Palacio. ¿A nadie le importa su suerte? Es probable. Tal vez, para Danilo los artistas no sirvan de nada. Nunca se ha acordado de ellos, al menos.