Para entretenerse de una manera organizada

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/C9385BF9-0ADC-41C0-97A2-BEC86AC72112.jpeg

Así como cambia la vida, cambian ellos. Nacieron  con la aparición de  las bocinas, se modificaron  con los tocadiscos y grabadoras, y su  cambio más contundente   ocurrió con la llegada de la televisión;  variando, tal como la hacía ella,  a través del tiempo su forma  y tamaño, según la vanguardia  tecnológica. Se trata de los centros de entretenimientos.

Hoy día,  cuando por el avance tecnológico hay cada vez más   equipos audiovisuales para  entretenerse,  es todavía más  indispensable tener un mueble que guarde y soporte de  manera cómoda y elegante todos estos aparatos.

El centro de entretenimiento lo hace. Da cabida al televisor, al DVD, al equipo de  sonido, a las bocinas y los juegos de vídeo. Todo esto  con un orden específico  y con la  función práctica de facilitar la manera  de utilizarlos.

Para todos los gustos.    No importa si es amante de lo clásico o una confesa devota de lo ultramoderno. En materia de centros de entretenimiento también es válido el famoso refrán de: “Para los gustos se hicieron  los colores”.

¡Y sí que hay diferencias!  Dependiendo del estilo decorativo para el cual haya sido ideado, un centro de entretenimiento es muy  distinto de otro. Puede  tener una estantería de pocos tramos y con líneas muy suaves, en el caso de que sea minimalista, o bien puede ser elaborado con varios tipos de madera y con un diseño más cargado, si está concebido para un hogar étnico. La buena noticia es que en el mercado dominicano hay para todos.

Cómo organizarlos

Estos contienen una serie de divisiones que le permitirán  colocar sus aparatos electrónicos y  hacer su  vida más simple y divertida.

Comenzando por la televisión, le diremos que por su tamaño y características, ésta debe  ocupar el lugar central del mueble.

Debajo se pone el DVD player, para que los controles de ambos vayan hacia una misma dirección. Y en el último espacio inferior se ubica el equipo de sonido para que el eco de sus emisiones sonoras se distribuya equitativamente por la habitación.

Por lo general, también hay espacios adicionales para otras de nuestras aficiones, como los libros  y la colección de discos, que se ubican a los costados, junto a algunos ornamentos para darle un estilo más personal.