Para frenar la inflación el Banco Central subió su tasa

Para frenar la inflación el Banco Central subió su tasa

Arturo Martínez Moya

El crecimiento de la economía con creación de empleos productivos se ha mantenido fuerte, como resultado el PIB tardó menos de un año en recuperarse y superar el nivel prepandemia, y el empleo apenas doce meses, en septiembre se había recuperado 97.5% de la ocupación, con menos desempleo, 6.8% en julio-septiembre 2021, según la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo del Banco Central.

El pronóstico es que en 2021 la economía encabezara la región con un crecimiento entre 10.5% y 11.0%, y el empleo sobre el nivel de 2019.


Las cifras son consecuencia, principalmente, de la estricta aplicación del programa de liquidez extraordinaria que por RD$215 mil millones, alrededor de 5.0% del PIB, el Banco Central puso a disposición del sistema financiero para préstamos a familias y empresas con motivo del shock de la covid-19.


Como la crisis económica se superó en tiempo récord y no tiene vuelta atrás, se inició el proceso gradual y sin prisa de desmonte de la política monetaria expansiva, para intensificar el combate contra los efectos de la inflación global en la canasta básica de los dominicanos, sin importar sea estructural o transitoria. El desmonte se inició en agosto con la hoja de ruta de la política monetaria que tiene dos etapas.


La primera, el retorno gradual y ordenado de los recursos a medida que empresas y hogares amortizan a vencimiento los 92,000 préstamos aprobados y desembolsados por la banca a baja tasa de interés, la mayoría en torno a 8.0%. La segunda, subida de la tasa de política monetaria, la semana pasada aumentó 50 puntos básicos hasta 3.50% anual. El precio del dinero estuvo congelado en 3.00% anual desde agosto de 2020.


Son medidas precautorias necesarias porque, por presión de los precios importados, en octubre la inflación general aumentó sesenta y cuatro décimas con relación al mes anterior, elevando a 7.72% la tasa interanual, dos décimas más que en septiembre. En concreto, se espera que acorten el tiempo de eliminación de la brecha de inflación (1.72 puntos porcentuales con respecto a la meta)y tiendaa 4% ± 1.0% a mediados de 2022.

Objetivo que se lograra, lo garantiza el estricto apego a las cifras, que son hechos incontrovertibles, y a la teoría ortodoxa, por parte de funcionarios y equipo técnico de muy alto nivel del Banco Central al diseñar medidas monetarias, lo que fortalece la confianza del inversor, organismos internacionales y firmas calificadoras de riesgo.


Termino esta nota señalando que los principales bancos centrales del mundo comenzaron a reaccionar. En Estados Unidos la inflación interanual de octubre subió 6.2%, la más elevada de los últimos treinta años, el detonante que necesitó la Reserva Federal para retirar poco a poco estímulos monetarios activados en marzo de 2020, sin hacer cambio en su tasa de política monetaria, la mantiene en el rango del 0% – 0.25%.

El Banco de Canadá finalizó su programa de compra de deuda, advirtiendo que no estaba lejos las subidas de los tipos de interés. El Banco Central Europeo, que espera precios estables a mediados de 2022, mantiene los estímulos por lo menos hasta marzo, estimando que los tipos de interés subirán en 2023.

Más leídas