Para mantener el  peso adecuado

http://hoy.com.do/image/article/335/460x390/0/5A6806F5-8E53-4053-A04F-713B7EF978EA.jpeg

Hoy por hoy existen diferentes tipos de dietas, la mayoría para perder peso. Las hay para aumentar y también para diferentes estados de salud (hipertensión, diabetes, anemia, etc.) y una de las más importantes es la de mantenimiento luego de perder esas libritas de más que nos preocupaban y que amenazan con volver.

En ese sentido la Dra. Virna Beato, nutrióloga de la clínica Forma Vital de Santiago, franquicia americana dedicada exclusivamente al control de peso por medio de la auriculoterapia,  nos da sus consejos para mantener nuestro peso y  figura,  evitando volver atrás. 

Nunca dejes de desayunar
Este es indispensable para mantener un equilibrio en el metabolismo y comenzar el día con energía, además de reducir el hambre por el resto del día.

Comer
Tiene que ser un placer, pero hay que hacerlo de forma equilibrada, sin inclinarnos a diario por un solo alimento para no descompensar nuestro cuerpo, ya que no existe ningún alimento completo por sí solo, sino que hay que acompañarlo con otros alimentos.

El hambre
A veces  se confunde el hambre con sed: se recomienda de 6 a 10 vasos de agua al día. Al hacerlo muchas  veces  el hambre  disminuirá,  a la vez que tendremos nuestro cuerpo hidratado y combatiremos, entre otras cosas, el estreñimiento.

Aprenda a comer vegetales de diferentes formas
En ensaladas, en sopas, en guisos, en pastelones, en tortillas, etc. Éstos  aportan  fibras y nutrientes esenciales para el  funcionamiento de nuestro cuerpo.

El consumo de azúcares
Es  aconsejable sustituir las harinas refinadas  y azúcares por edulcorantes y productos integrales (carbohidratos de absorción lenta) para evitar el aumento de glucosa en la sangre y reducir  los lípidos en la misma.

Elegir siempre carne sin grasa (magra)
Por  lo menos dos veces a la semana consumir pescado para  aumentar   la ingestión de grasa buena (omega 3 en este caso), que ayuda a combatir el colesterol malo (LDL). También se recomienda el uso de aceite de oliva extra virgen y el aceite de  canola.