¿Para qué elecciones?

¿Para qué son las elecciones? Tenemos entendido que sirven para manejar ideas, valores históricos o humanos, aún cuando las conciencias no estén tranquilas, a pesar que también sabemos que la mayoría de las elecciones generales son puras teorías en los países muy desarrollados, y peor aún en naciones como República Dominicana, porque lo que prevalece es el señor don dinero o las voces prepotentes de  ciertos bancos,  porque para éstos últimos es que se constituyen los gobiernos, pues ellos y solamente ellos, son los que reparten el dinero. Esta historia se repite continuamente. ¿O acaso van a mover los políticos sin sus permisos  o van a hablar con el pueblo sin su autorización? ¡Imposible! Salvo cuando estemos frente a un gobierno serio, bastante responsable y mucha liquidez. Todavía no he podido entender eso de que son liberales, social demócratas, conservadores o nacionalistas. En este país de serviles y aduladores, nadie es nada   si no creen ésto, ¿por qué tantos tránsfugas? Aquí lo que existe son muchos deudores a los bancos y a Impuestos Internos. Hemos llegado solo a establecer el capitalismo salvaje partiendo de la explotación de los más pobres y hambrientos. Por eso algunos aseguran que ganaron las elecciones, porque cuatro o más banqueros y otras tantas multinacionales, así lo han manifestado. Ya hace tiempo el país está hipotecado en pesos, dólares y euros. Los financistas no leen las críticas de los legisladores y mucho menos las de pueblos y además nunca se han interesado por ese juego de los eternos soñadores e ilusionistas infantiles e inútiles. Los mandamás del país son los que salen en los periódicos y a veces dejan que otros dominen las primeras planas de los diarios para después hundirlos en el desprecio y la humillación. Sólo Trujillo dominó a los banqueros de su época.