¡Para ser madre!

Para ser madre no se requiere título ni experiencia. Los niños no llegan al mundo con un manual de instrucciones debajo del brazo. Nadie nace preparada para ser madre. Sin embargo, las mujeres que están intentando estar preparadas para ser madres pueden contar con mucha información sobre salud, educación, embarazo y parto, a través de los libros y de los medios de comunicación. Incluso ya existen algunas escuelas para padres.

Afortunadamente el deseo de ser madre, de tener y cuidar de los hijos, llega a casi todas las mujeres, pero la decisión depende mucho de la realidad y de los valores de cada una de ellas. Por eso entiendo, que la decisión de ser madre no debe transformarse en una obsesión ni tampoco en una circunstancia sin consecuencias. Cuando una mujer siente que está preparada para ser madre, el deseo de tener un hijo le llevará a realizar grandes cambios en su vida.

No hay dudas, de que tener un hijo es una responsabilidad y un compromiso, una decisión que debe ser meditada con tranquilidad, confianza y sinceridad. Sentirse preparada para ser madre es una cuestión que circula por la cabeza de muchas mujeres en algún momento de sus vidas, teniendo en cuenta que ser mujer, madre y profesional es todo un desafío, es un reto, porque la vida nos cambia y es para saberla afrontar de todas las aristas posibles.

No debemos olvidar, que las madres son sinónimo de origen de la vida, cuando ha engendrado hijos en su seno, o de amor que desborda y fluye, para acompañar la vida de quienes eligieron como retoños. Un amor incondicional, puro, sin exigencias, un abrir de puertas y esperanzas para dar a otro ser la posibilidad de crecer acompañado, cuidado y seguro, logrando en definitiva salir al mundo con más defensas.

Es vital tener pendiente que este rol de Madre es esforzarse incondicionalmente en darle a su familia una vida de calidad, donde sus hijos se eduquen lo mejor posible y tengan todas sus necesidades materiales cubiertas. Una madre debe tener la firme convicción de que el trabajo honrado es el mejor legado que puede dejar a sus hijos.

Cuando nos llega la hora de ya tener el privilegio de ser Madre, es cuando entendemos que “sacrificio” no significa sufrimiento sino: “sacro” + “oficio”, o sea, “trabajo sagrado”. Comprendes la enorme importancia del lugar que ocupas en el mundo como madre, y el gran valor de tu trabajo, más aún cuando siempre se encargan de mantener tu vida en un constante remolino.

Mañana domingo, la sociedad dominicana celebra el día de una de las personas más importantes que tenemos en nuestra vida, la Madre. Ese ser humano que en el contexto biológico es aquella persona que ha tenido descendencia, demostrando su capacidad de a través de un enlace maternal poder describir los sentimientos que una madre tiene por sus hijos. Muy feliz día de las Madres!