Paradisus Puerto Rico: Un espacio sibarita en el Caribe

POR MARIBEL LAZALA
Catalogado con orgullo como un hotel 5 estrellas, y el primero en ofrecer el plan Todo Incluído en la isla de Puerto Rico,  el Paradisus Puerto Rico se despliega con orgullo en la costa noroeste del país, en la Península Miquillo del pueblo de Río Grande.  Una verdadera joya arquitectónica que equilibra con exquisita armonía el lujo sibarita y lo elegante y casual, en una oferta espléndida que promete a sus  huéspedes la experiencia vacacional más completa y única que jamás hayan experimentado.

Este suntuoso hotel de 500  habitaciones exhibe con orgullo su membresía  a la prestigiosa organización Leading Hotels of the World, organización que por casi 72 años ha sido el punto de referencia para los hoteles de lujo alrededor del mundo y para cuya membresía los hoteles interesados deben cumplir con estrictos requisitos en cuanto a sus facilidades y procedimientos operacionales que serán comparados a los Global Luxury Standards de la industria.

Con esta carta de presentación, es fácil entender que este hotel, considerado la nueva joya  de la División de las Américas de Sol Meliá  Hotels & Resorts, responderá las más exigentes demandas de sus visitantes, entre los que ya cuentan destacadas personalidades del mundo artístico, empresarial y político del continente.

Sus espaciosas y elegantes suites se reparten entre 20 bungaloes de dos pisos cada uno y están hermosamente decoradas con mobiliario contemporáneo en caoba y detalles tropicales especialmente diseñados para el Paradisus.  Adicionalmente, la oferta habitacional incluye cinco Garden Villas y una Presidential Suite, que disfrutan de jardines privados  con terraza y piscina. 

Todas las suites tienen impresionante vista al mar, a los campos sde golf y a las montañas de la región, y cuentan con áreas de estar individuales, terrazas o balcones y baños de mármol con detalles claramente europeos.  96 de estas suites están reservadas para ofrecer el exclusivo Royal Service, que ofrecen servicios adicionales tales como registro de llegada y salida expreso, desayuno continental, y servicio de mayordomo privado, así como ofertas tan glamorosas como un “Menú de almohadas” donde el huésped podrá escoger la de su preferencia ambientadas con el aroma que desee.

Pero si el descanso está absolutamente garantizado, el exigente paladar de un buen gourmet disfrutará de las ofertas de seis restaurantes finamente decorados.  El mirador Grill, un buffet con vista al mar; el Caribeño, con comida del Caribe e internacional; el Toscano, un restaurante al estilo del norte de Italia; el Avocado, que ofrece selección de carnes y el Bamboo, una fusión de comida china, japonesa y tailandesa y una verdadera experiencia, donde los chefs forman parte, junto a la comida de todo un espectáculo.

Y como las vacaciones exigen entretenimiento, el Paradisus Puerto Rico pone a la disposición de sus huéspedes una inmensa piscina tipo laguna, ubicada justo a la orilla del mar, un Health Club,  tres canchas de tennis, dos campos de golf con 18 hoyos diseñado por Tom Kite, en colaboración con Bruce Besse de Willowbend Golf & Land Design, y un trecho de playa de una milla para disfrutar de gran variedad de deportes acuáticos no motorizados.

Pero donde el confort los lleva a la plenitud del relax es el lujoso Spa del Paradisus, que cuenta con los más avanzados tratamientos  de estética y salud, masajes especializados, masajes bajo las estrellas, faciales, sauna y vapor, hidroterapia y un completo gimnasio con entrenadores personales.

Completan el complejo imponentes salones para reuniones, congresos y eventos, con capacidad  para acomodar y servir  hasta 1,400 personas, casino, salón de espectáculos, tiendas y los amplios espacios que conforman un lobby ciertamente espectacular, ya que conecta con absoluta perfección el lujo de sus hermosos pisos de mármol, sus accesorios y finos mobiliarios, con la naturaleza tropical y exhuberante que lo circundan.

Diseñado por el prestigioso arquitecto hotelero Álvaro Sans, este hotel fue concebido dentro del recuerdo de la arquitectura colonial del lugar. De esta forma, una de las premisas más importantes de este diseño hotelero consistió en conseguir crear un ambiente de relajación, lujo y confort, mezclado con una elegancia casual, para lo que el arquitecto eligió colores suaves en muros y plafones  y mármol blanco y crema en los pisos.  Estos tonos sin lugar a dudas, hace que resalten los materiales utilizados en la decoración como maderas, hierros forjados y vidrio.

Inmensos velones evocando columnas, grandes bolas de madera, artesanías selectas y una bien distribuida colección de esculturas de ángeles y santos, imprimen al ambiente un matiz de paz, invitando a la meditación y el relajamiento del espíritu.

Pero si bien este imponente hotel nos envuelve con su magia, su lujo, sus detalles, mucho más nos enorgullece la noticia de que su Director General es un dominicano de pura cepa, nacido, criado y entrenado en los hoteles de nuestro país. 

Al efecto, José Carrasco, joven y dinámico hotelero dominicano, inició su ascendente carrera en la República Dominicana, donde pasó por las Cadenas Occidental Hoteles,  Club On The Green y Sol Meliá, ésta última donde ha desarrollado una labor que le ha merecido la confianza de sus ejecutivos para manejar este lujoso complejo hotelero, constituyéndose de esta manera en el primer dominicano que dirige un hotel de esta categoría en la cadena Sol Meliá.

Su experiencia, combinada con la alegría y calidez de los dominicanos, lo han convertido en un admirado y querido líder de su empresa y de la comunidad de  Puerto Rico, donde ya cuenta con grandes amigos y donde ha asentado su familia.

Es por ello que este puente amplio, que une los pueblos quisqueyano y borinqueño, se acorta cada vez más para acoger en ambas islas sus congéneres  y disfrutar de sus encantos, como este mágico espacio disponible para el descanso y el entretenimiento al más alto nivel.

Agradecemos la invitación que nos hiciera su director a un grupo de editoras de los más importantes medios de comunicación de nuestro país, a través de la agencia RRPP Fama.