Paraliza tránsito

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/4E373BFC-A95D-45ED-B26C-600C640A1771.jpeg

POR FIOR GIL
Agobiado ante lo que define como hostigamiento por parte de un sargento de la Policía, Miguel Mejía acompañado de su mujer y sus hijos decidió ayer  realizar un acto de protesta obstaculizando el tránsito en la avenida México frente a la puerta del Palacio Nacional.

Mejía dijo que con su protesta buscaba llamar la atención de las autoridades  ya que alega que en ninguna de las instancias a las que ha acudido le han puesto atención, para solucionar el problema que le ha obligado a dejar su vivienda en el sector La Esperanza de la comunidad de Punta, Villa Mella.

“En ese sector, un señor sargento de la Policía, que  responde al nombre de Francisco Antonio Melo, que trabaja en la sección de Investigaciones Criminales, tiene en zozobra a los moradores, conjuntamente con una banda que opera en el lugar”, expresó.

Dijo que en los dos últimos días se la pasó en el Palacio de la Policía, para poner la querella y “nadie me atiende. Ya estoy cansado y mis hijos van para la calle.

Explicó que desde hace tres días se vio obligado a cerrar un negocio y dejar su casa, luego que los delincuentes le pegaron fuego a una motocicleta de su propiedad. “Hoy en día yo estoy en la calle con mis hijos y no  tengo donde dormir, porque me amenazaron con incendiarme mi casa que es una casucha de madera”, agregó.

Afirmó que se siente desprotegido y que esta decidido a dormir en la acera del Palacio Nacional, hasta que el propio presidente Leonel Fernández , exija que se le ponga atención a su caso.

Luego de provocar  un largo taponamiento y ante la mirada de los conductores, Mejía accedió retirarse del medio de la avenida al ser atendido por el coronel Luis Ramón Cruz Holguín, del Ejercito Nacional, supervisor de seguridad interna del Palacio presidencial, quien procedió a remitirlo donde el supervisor del Palacio de la Policía, para que presentara su caso.

El oficial advirtió que Mejía y sus familiares no serían conducidos a la Policía en condición de detenidos y solicitó que el oficial que le recibiera se comunicará urgentemente con él.

Mejía estaba muy  nervioso  y desesperado, mientras los niños estaban todos agarrados de las manos en momentos en que estaban al medio de la avenida su mujer apareció en la escena luego que el oficial del Palacio Nacional intervino. El hecho ocurrió cerca de las 11:00 de la mañana.