Paros afectan gobierno Lucio

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/319CDE46-13E7-4700-8558-793A9B06F26C.jpeg

QUITO (AFP).- El gobierno ecuatoriano soportaba ayer lunes el comienzo de una escalada de paros de trabajadores de la salud y del sistema penitenciario que exigen el pago de salarios atrasados, en tanto que los 12 municipios de la provincia de Los Ríos (suroeste) paralizarán el miércoles para reclamar mejoras sociales.

También han amenazado con paralizar las actividades los 120.000 maestros públicos y los trabajadores del estatal Registro Civil -organismo que expide la cédula de identificación y otros documentos personales de los ciudadanos- en lo que constituye una nueva escalada de descontento social frente al gobierno del presidente Lucio Gutiérrez.

Mónica Pugas, dirigente sindical del Registro Civil, dijo que la hora de inicio del paro será fijada el miércoles y aseguró que exigirá al gobierno devolver dos millones de dólares debitados por el ministerio de Economía de las cuentas bancarias de ese organismo y que estaban destinados a salarios.

El lunes alrededor de 1.400 hospitales y centros y subcentros de salud en todo el país quedaron paralizados al entrar en paro los 14.000 funcionarios del sector salud, a quienes el gobierno adeuda cerca de 74 millones de dólares, de los cuales 48 corresponden a salarios.

Galo Yupangui, secretario de la Organización Sindical Única Nacional de Trabajadores de la Salud (Osuntramsa), que impulsó el cese de actividades, dijo que “los trabajadores devengamos un promedio de 240 dólares al mes, en comparación con los 5.000 dólares o más que ganan los ministros, a quienes sí se les cancela cumplidamente”.

Yupangui agregó que el ministerio de economía no ha cumplido con las asignaciones al sector salud desde diciembre del año pasado e indicó que muchos hospitales están a punto de cerrarse definitivamente porque están sin medicinas para los pacientes.

Carmen Gallo, dirigente de los salubristas, indicó que el gobierno se resiste a cumplir con los salarios y señaló que a “algunos de nosotros no se nos pagan los haberes de diciembre del 2003 y a la mayoría no se le cancela el sueldo de febrero pasado y ya marzo está por concluir”.

Asimismo expresó que en los hospitales no hay gasas, ni sábanas, ni jeringuillas, ni esparadrapos.

Gallo observó que los enfermos internados en los hospitales “comen a medias”.

El ministro de Salud, Teófilo Lama, dijo que “el problema no es de mi despacho sino de otras instancias del gobierno”.

Lama observó que “la situación es difícil” y señaló que ha hablado con el Presidente y el ministro de Economía para que se de una solución lo antes posible.

De otro lado, el presidente de la Unión Nacional de Educadores (UNE), Ernesto Castillo, informó que están a la espera de que el gobierno entregue 60 millones de dólares para el pago de los salarios de febrero pasado y los servicios básicos de agua, luz y teléfono de los planteles educativos.

Castillo advirtió de que en caso de que el gobierno no cumpla con estas obligaciones, “los maestros comenzaremos marchas callejeras para exigir nuestros haberes”.

Asimismo, el director de Rehabilitación Social, Fernando Cassis, informó que 700 trabajadores administrativos y 850 guías (guardias) penitenciarios de las 33 cárceles que operan en Ecuador iniciaron un paro de brazos caídos para exigir el pago de salarios.

Mientras tanto, Washington Grueso, vocero de los presos en el penal García Moreno de Quito, informó que los reclusos se han solidarizado con los guías y los demás funcionarios operativos del sistema carcelario del país.

Oswaldo Ríos, dirigente de los empleados carcelarios, informó que el gobierno debe 10 millones de dólares a las 33 cárceles que operan en el país e indicó que de esa suma tres millones corresponden a ‘rancho’ (víveres), cuatro a salarios y el resto a mejoras de infraestructura.

El dirigente indicó que la protesta se mantendrá hasta tanto el Gobierno entregue los recursos económicos y señaló que las visitas a las cárceles han quedado suspendidas y que sólo se restablecerán los fines de cada semana.

“Las libertades sí se tramitarán”, indicó Ríos, quien precisó que “no se recibirán presos en ninguna de las cárceles”.

El Gobierno ha anunciado para la noche del lunes una reunión del gabinete. “Esperamos encontrar soluciones en las próximas horas”, dijo Carlos Polit, secretario del presidente Lucio Gutiérrez.