Participación Ciudadana presenta balance anual 2009

http://hoy.com.do/image/article/477/460x390/0/BFD73C0B-F1EF-4571-9115-ABDB01E3A0D8.jpeg

Participación Ciudadana presentó hoy su balance anual del 2009 en el que expuso su evaluación sobre el desempeño político, institucional, social y económico del país durante el año que finaliza. En el quehacer político nacional, el Movimiento Cívico calificó la celebración de la Cumbre de las Fuerzas Vivas, que sin haber logrado la confianza de todos los sectores implicó algún nivel de concertación.

Samir Chami Isa, coordinador general de PC, dijo que a pesar de que fue importante la realización de la cumbre, la misma cosechó grandes frustraciones debido a que las políticas delineadas no han sido puestas en ejecución en aspectos tan básicos como la educación, energía eléctrica, promoción de los sectores productivos y la inmigración.

Chami Isa agregó que el pacto hecho por el presidente Leonel Fernández y el presidente del PRD, Miguel Vargas Maldonado, para viabilizar la aprobación de una nueva Constitución, fue otro de los acontecimientos más importantes del año, destacando que el mismo mostró posibilidades de concertación, aunque se hizo a costa de la institucionalidad de los partidos, por lo que la Organización No Gubernamental concluyó que la Cumbre de las Fuerzas Vivas y la aprobación de una nueva Constitución dejaron más insatisfacciones que avances.

Durante la presentación de su balance anual, Participación Ciudadana también calificó como lamentable que los legisladores todavía no hayan aprobado la Ley de Partidos Políticos a pesar del pacto Leonel-Miguel.

PC también entiende que la selección de los candidatos para las elecciones congresuales y municipales del 2010 ha mostrado la debilidad institucional de los principales partidos, hasta el punto de que aparecen como incapaces de regirse a sí mismos, requiriendo cada vez más del arbitraje de la Junta Central Electoral.

Institucional.

En el orden institucional lo más relevante del año fue el proceso de aprobación de una nueva Constitución de la República, la cual  se llevó a cabo por los propios legisladores constituidos en Asamblea Nacional Revisora, despreciando el clamor mayoritario y numerosos consensos y compromisos políticos de los últimos años que postulaban la convocatoria de una Asamblea Constituyente de amplia participación social.

La forma en que se aprobó y el contenido del nuevo texto constitucional provocó mucha insatisfacción en los sectores más conscientes de la sociedad, aunque una revisión ponderada permite encontrar aspectos positivos y negativos.

Sin embargo, el balance general nos permite concluir que se ha desaprovechado la oportunidad para atacar de manera efectiva y desde la Constitución los principales males que afectan la democracia dominicana, como son el presidencialismo, el centralismo, la corrupción y el clientelismo

Social.

En el ámbito social lo más relevante del año fue la emergencia de nuevos actores, especialmente grupos juveniles que jugaron papeles estelares en la denuncia de la corrupción y muy especialmente en la defensa del medio ambiente. La exitosa batalla contra la instalación de una industria de cemento en el área de influencia del Parque Nacional de los Haitíses puede considerarse un gran acontecimiento, pues ratificó el poder ciudadano, en un amplio frente de organizaciones sociales, académicas y profesionales.

Narcotráfico y corrupción

Los escándalos del narcotráfico compitieron con la corrupción y las más variadas formas de la delincuencia para aumentar la inseguridad ciudadana y sembrar pesimismo sobre el futuro inmediato de la nación.

El Movimiento Cívico calificó como preocupante  la escasa vocación de las autoridades para contener estos males, incluyendo la equivocada y criminal política de exterminio de presuntos delincuentes que este año elevarían los muertos por agentes policiales a más de 300 de acuerdo a las estadísticas oficiales y a más de 500 según conteo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Económico

En el plano económico Participación Ciudadana entiende que es positivo que se mantuviera la estabilidad económica del país con un pequeño crecimiento, en un escenario de crisis internacional.

PC destacó que además del crecimiento económico en el 2009, también se logró una gran estabilidad de precios, ya que todavía en el mes de octubre el nivel medio de precios estaba ligeramente por debajo de 12 meses atrás, aunque se estima que al terminar el año podría haberse verificado una inflación de alrededor de 6%.  

Participación Ciudadana además se manifestó de acuerdo con una nueva firma con el FMI, siempre y cuando el Gobierno cumpla con un programa de inversiones y gastos públicos, evitando la corrupción y el  clientelismo.

Sin embargo el Consejo Nacional de PC entiende que el nivel de endeudamiento es uno de los elementos más alarmantes, indicando que en los últimos años el servicio de la deuda tiende a absorber porciones crecientes del presupuesto público. Para el año 2010 se proyecta destinar para este fin el 43% de los ingresos tributarios, sin incluir la parte correspondiente a la deuda cuasifiscal, lo que va en detrimento de la provisión de infraestructura para el desarrollo y de servicios públicos a la ciudadanía.

Los desafíos del año 2010

El Movimiento Cívico no partidista entiende que la República Dominicana tendrá que enfrentar graves desafíos en el 2010, debido a que es un año electoral y de entrada en vigencia de la Constitución recién aprobada, así como para superar la crisis económica y contener el desmesurado endeudamiento.

El Coordinador General de PC dijo que “son muchos y fuertes los desafíos que trae el año por venir, pero debemos señalar por lo menos los que nos parecen más importantes”:

1)      Recuperar el crecimiento económico y con mayor equidad, revocando el  desempleo que nos ha afectado en los dos últimos años.

2)      Frenar la política de endeudamiento que está comprometiendo una proporción cada vez mayor del producto bruto interno, a la vez que dar un uso racional y reproductivo al chorro de financiamiento ya comprometido por el Estado, privilegiando la promoción de los sectores productivos, de nuestra capacidad competitiva, de la educación, la salud, la energía eléctrica,  y políticas efectivas de real reducción de la pobreza.

3)      Implementar políticas racionales para combatir el narcotráfico, la corrupción, la delincuencia y la inmigración ilegal.

4)      Celebrar una campaña electoral y comicios transparentes y limpios, reduciendo el desmesurado costo de la política y sobre todo evitando los abusos de los recursos estatales y el desbordamiento del gasto que ha caracterizado nuestros procesos electorales generando desequilibrios fiscales.

5)   Como consecuencia de la proclamación de la nueva Constitución tendremos que     pasar la prueba de poner en vigencia sus nuevos postulados, incluyendo la designación  de los nuevos tribunales Constitucional y Electoral y una reestructuración de la  Suprema Corte de Justicia, todo lo cual pondrá a prueba la capacidad concertadora de los poderes políticos y sociales y en última instancia la institucionalidad democrática  nacional.