Participación social forzó las intervenciones VIH/Sida RD

Participación social forzó las intervenciones VIH/Sida RD

Hace 40 años se identificó el Sida. En el 1981, un grupo de San Francisco y Nueva York reportaron los casos de una extraña neumonía en hombres jóvenes

A diferencia del covid-19 que provoca el SARS-CoV-2 que obtuvo todo el apoyo de los gobiernos, hace 40 años, cuando surgió el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH), solo la presión social logró apoyo para educar y tratar la enfermedad viral.

En la República Dominicana, para lograr apoyo en medicamentos y atención a los afectados, fue necesario que instituciones sociales forzaran la intervención del gobierno y el apoyo de agencias internacionales. El análisis corresponde al doctor Robert Paulino Ramírez, investigador y director del Instituto de Medicina Tropical & Salud Global (Imtsag) de la Universidad Iberoamericana (Unibe).

“Lo que si logró calar en las comunidades fue el llamado de urgencia y se crearon organizaciones de base comunitarias como el Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN), y Amigos Siempre Amigos (ASA) que tenían por objetivo ser la voz de los afectados e infectados por el VIH en las comunidades” , dijo Paulino Ramírez.

Esos esfuerzos permitieron que hoy día el país tenga un programa nacional de VIH/SIDA. Para tener ese programa fue necesario que esas organizaciones movilizaran recursos, abogacía en múltiples espacios, campañas educativas y los primeros programas de prevención en mujeres trabajadoras sexuales, analiza Paulino Ramírez.

Génesis y tropiezos
Desde el inicio de la pandemia el liderazgo mundial hizo caso omiso al impacto que esta podía tener, las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no tuvieron mucho asidero en los gobiernos conservadores, y el país no fue la excepción.

En sus inicios se dijo que el VIH era una enfermedad de “países desarrollados”, pero pronto fue desmentido, los números en el Caribe Insular y el África Subsahariana eran cada vez peores, entre la República Dominicana y Haití representaban cerca del 75% de todos los casos en la región (con cerca de 56 casos por cada 100,000 personas), y tan solo en Sudáfrica para el 1995, se estimaba que el 25% de la población sexualmente reproductiva tenía VIH.

Por supuesto, estos números iniciales seguían representando un subregistro ante la ausencia de la universalidad de las pruebas de detección, analiza en su histórico, Paulino.
Los resultados de la inercia política y social pronto cobrarían su deuda.
Histórico.

No fue sino hasta el 2003 cuando se abren las primeras unidades de atención al VIH, con medicamentos antirretrovirales, y pruebas de laboratorio gratuitas para los usuarios.

En el 2000 se pudo comprobar la sinergia de los combinados de antirretrovirales que actuaban en diferentes etapas del ciclo de vida del VIH y se formó el Consejo Nacional para el VIH/SIDA y se pudo estructurar un modelo programático que a largo plazo pudiese asegurar medicamentos para cerca de 100,000 personas que viven con VIH en el país.

Acciones públicas
En el país se avanzó en programas de prevención materno-infantil, la promoción y distribución de condones, la reducción de riesgo sexual, fueron algunos de los muchos programas implementados en el país.

“En el 2021 la Oficina de las Naciones Unidas para el SIDA (Onusida) propone que alcancemos la meta del 95-95-95, que tiene como alcance que el 95% de las personas sepan su diagnóstico, que el 95% de aquellos que viven con el VIH reciban tratamiento, y que el 95% pueda alcanzar cantidades del virus en baja cantidad”, analiza el profesional de la salud.
Antecedentes
En el verano de 1981, un grupo de médicos de las ciudades de San Francisco y Nueva York reportaron en el boletín de Morbilidad y Mortalidad (MMWR por sus siglas en ingles), un grupo de casos de una extraña neumonía en hombres jóvenes, cuenta Paulino.

Fue en los albores de las luchas por los derechos sexuales de las minorías que surgió un agente microbiano capaz de crear un estigma que aun en sociedades modernas sigue presente. Este virus aislado y caracterizado por un grupo liderado por la doctora Françoise Barré-Sinoussi en el Instituto Pasteur de Francia hoy lo conoce como el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH).

Grandes retos
Hoy día, insiste Paulino Ramírez, el VIH y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) causado por el mismo, siguen siendo de los grandes retos de nuestra humanidad. Resuenan en estos últimos años el fantasma de la creación en un laboratorio, conspiraciones de poder, opresión de clases sociales, y uso de formulas mágicas para su tratamiento.

Al igual que la covid-19, el SIDA fue la gran maestra de los grandes programas de salud a nivel mundial, y se pudo desmitificar su origen e impacto.

Los virus-similitud
El VIH al igual que el SARS-CoV-2 es una zoonosis, por lo tanto, su origen remonta a un virus capaz de infectar a otras especies no humanas, asegura el virólogo, insiste que tras décadas de investigación y ante el desarrollo de plataformas más potentes de secuenciación, se sabe que el VIH fue una adaptación del Virus de Inmunodeficiencia del Simio (SIV) que entre los 1900-1918 hizo un salto de especie en varias regiones del África Subsahariana, en especifico, el Zaire, y África Occidental.

En RD se logró apoyo para prevención por sociedad civil

La covid-19 tuvo apoyo de los gobiernos y pronto fue pandemia

EVITAR TRASMISION
La meta es para el 2030 y es posible

Recomendaciones
El investigador Paulino asegura que para lograr la agenda el país debe enfocarse en un incremento en la realización de pruebas de VIH en poblaciones de alto riesgo. Enfocar las acciones hacia las poblaciones migrantes, prevalencia en hombres que tienen sexo con hombres llega al 5% establecen los datos.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas