Participación también se opone
a pago primarias

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/DB8FE37F-C512-462F-99AB-E6700B10DB17.jpeg

POR GERMAN MARTE
El movimiento cívico Participación Ciudadana se sumó ayer a las voces que rechazan que el Estado dominicano le aporte RD$500 millones adicionales a los partidos políticos para las elecciones internas de los partidos políticos y propone que estos recursos se destinen a beneficiar a los más pobres.

Alegó que con el dinero que la Junta Central Electoral (JCE) les entrega a los partidos, por ley, debería ser suficiente para que organicen sus primarias sin necesidad de que el Estado tenga que erogar más recursos.

Alfonso Abreu Collado, coordinador general de Participación Ciudadana, manifestó que muchos dirán que no importa el costo de la democracia, sin embargo, estima que habiendo tantas carencias en los barrios pobres y que precisan la inversión de recursos para desarrollar planes sociales como el que acaba de anunciar el gobierno para ayudar a la alimentación de los pobres, “no podemos destinar recursos a organizar una actividad que puede ser hecha de manera menos costosa, cuando lo puedan hacer cada partido en particular”.

La organización, que ha jugado un papel preponderante en la observación de los procesos electorales, consideró, asimismo, que debe modificarse la ley para que en las primarias sólo voten los miembros de los partidos y no todo el que quiera, como está establecido ahora, pero dijo que lo más “sensato” sería que los partidos se pongan de acuerdo para revisar la ley.

Abreu Collado consideró injusto cargarle esta situación a la JCE, pues se trata de una actividad que debe ser resuelta internamente por los partidos.

También cuestiona que las primarias sean abiertas donde pueda votar cualquier ciudadano que lo desee, independientemente de su militancia.

Explicó que esa disposición implicaría, prácticamente, hacer una elección nacional adicional, lo que equivaldría a  tener elecciones cada año, porque las primarias tendrían que hacerse un año antes de los comicios generales y ya hay elecciones cada dos años.

“Implicaría tener una campaña permanente en el país”, dijo el coordinador de Participación Ciudadana.

A su juicio, la JCE debe ser sólo observadora de los procesos internos de cada partido y eventualmente el árbitro, si hay conflictos entre los candidatos, en caso de ser apoderada; pero no tener la responsabilidad de organizar las primarias, pues eso podría desbordar la capacidad administrativa de la Junta en momento en que tiene obligaciones adicionales con la reforma de la Ley Electoral más los preparativos de las próximas elecciones.

Afirmó que todavía hay tiempo para hacer las modificaciones necesarias a la ley de primaria en los aspectos señalados, antes de las elecciones congresuales y municipales del 2006, y exhortó a los partidos a debatir el tema y hacer las enmiendas de lugar.

Abreu destacó, sin embargo, que el espíritu de la ley es bueno, en el sentido de quitarle a las élites partidarias el control de las candidaturas y pasarlo a las bases, “pero ese espíritu se daña por esa serie de elementos que complican la aplicabilidad de la ley”.

La solicitud de RD$500 millones que hizo la JCE para organizar las primarias de los partidos el año próximo produjo el viernes una gran reacción entre legisladores de los tres partidos mayoritarios, entre los que la mayoría se opone a la erogación.

La Fuerzas Nacional Progresista (FNP) informó también que recurrirá ante la Suprema Corte de Justicia para que se declare inconstitucional la ley de primarias.