Partido Comunista Chino: protagonista de un hecho histórico

Partido Comunista Chino: protagonista de un hecho histórico

EDUARDO KLINGER PEVIDA.

El partido ha sabido superar debilidades, errores y hasta crisis internas

Cientos de políticos, empresarios, funcionarios, intelectuales del mundo no militantes comunistas, han expresado la relevancia de los 100 años de desarrollo del Partido Comunista de China – PCCh -.

Para resabio de quienes sí son militantes anticomunistas a ultranza hay un hecho fáctico innegable e imposible de disfrazar cualquiera sea la palabrería que se escoja.

Acercarse a la trayectoria del Partido es encontrar el hecho sin precedentes de una organización política que ejerciendo el poder ha logrado llevar a primeros planos mundiales a un país rescatado de la pobreza extrema en que se encontraba hace 40 años catapultándolo, en menos de una generación, a posiciones estelares en múltiples espacios del escenario planetario actual.

Lo que las potencias capitalistas han requerido más de 200 años, China, con la visión del partido, lo ha logrado en algo más de 20.

El partido ha sabido superar debilidades, errores y hasta crisis internas. Ha sabido interpretar la rica tradición histórica y cultural de un pueblo milenario que a fuerza de trabajo y sacrifico, dirigido por el partido, ha forjado una sociedad próspera, creativa y amante decisiva de los valores de la soberanía nacional, una nación que acaba de ser reconocida por la comunidad internacional por ser la única capaz de eliminar la pobreza extrema. El partido coloca sus 92 millones de militantes al frente de cualquier desafío.

Hay lunáticos trasnochados que creen que la implosión que sufrió el Partido Comunista Soviético les da un antecedente de lo que pueden esperar, o provocar, en China. Cuando inventan programas de promoción de “valores occidentales” en China esperan debilitar la influencia del partido.

Marchando en reversa en el ferrocarril de la historia, ni capacidad mental ni visual, les permite ver un pueblo que engrosa la clase media más grande del mundo, integrado por cientos de millones de personas extraídas de la pobreza, gozando altos niveles de consumo; liderazgo en emisión de turistas con más de 150 millones que viajaban por el mundo en 2019 y seguirá creciendo con 10 millones de nuevos pasaportes anuales; con cientos de miles de jóvenes que estudian en las principales universidades de EEUU y demás naciones occidentales y que, al concluir sus estudios, regresan a trabajar en una nación que ha reforzado el orgullo patrio y el objetivo de consolidar, definitivamente, la unidad territorial. ¿Realmente creen que el pueblo chino quiera cambiar lo que tiene?

La frenética campaña atacando al PCCh como “poder autocrático” le reconoce, de hecho, como responsable de un éxito excepcional.

El ritmo de crecimiento de la economía china en los últimos 40 años el Banco Mundial, estandarte del capitalismo global, lo considera “la expansión sostenida más rápida en la historia”.

En 2000 era la sexta economía del mundo y desde 2010 la segunda, avanzando imparable al primer lugar antes que finalice la década. La propaganda desenfrenada contra el “Gobierno comunista” es reconocimiento tácito al propio declive. Aunque el PCCh reconoce que cada nación debe identificar su propio camino, sin dudas hay estrategias que aprender.

Felicitaciones al pueblo y partido chino en su exitoso centenario este 1 de julio. Mis respetos.