País tiene retraso en negociaciones
relacionadas con el sector servicios

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/D8BE464D-95D7-4484-A679-1ACDA525131E.jpeg

POR AMARILIS CASTRO
La directora de Comercio Exterior de la Secretaría de Industria y Comercio afirmó que el país tiene cuatro años de retraso en las negociaciones que debe llevar a cabo para evitar perder mercado en el área de servicios, con la implementación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA).

Vilma Arbaje también  destacó que con el  DR-CAFTA el área de los servicios se abre de modo inmenso para los proveedores de Estados Unidos.

“No hemos dado un paso adelante desde hace casi cuatro años. Tenemos un calendario de desgravación y no se ha hecho. Tenemos productos que debimos definir si se mantenía una lista de exclusión y no lo hemos hecho. Teníamos que negociar servicios y no lo hemos hecho”, explicó la funcionaria.

Arbaje también consideró importante que República Dominicana y el CARICOM concluyan sus acuerdos y resuelvan  los puntos pendientes.

La funcionaria  hizo sus declaraciones al participar como exponente en el “Primer Encuentro de Empresarios del Sector Servicios CARICOM y República Dominicana”, que se celebra en Santo Domingo hasta el día 17 del presente mes con la participación de 19 empresas de Trinidad & Tobago y de Barbados.

Llamó a crear espacios donde haya gran sinergia en la región, “consolidándonos para luego negociar con otros mercados más grandes”.

“Tenemos que aunar esfuerzos. Será la Unión Europea la que nos obligue, porque no hemos sido capaces de ponernos de acuerdo entre nosotros mismos”, dijo.

Tras considerar que este es el mensaje que deben recibir las autoridades de las respectivas naciones, Arbaje enfatizó en la necesidad de una posición conjunta en el proceso de negociación con la Unión Europea “para el beneficio de nosotros mismos”.

Señaló que en el DR-CAFTA todos los servicios están liberalizados, excepto algunos que tienen alguna legislación o norma para ser ejecutados, por ejemplo, por un dominicano.

Sostuvo que negociar servicios no es cuestión de aranceles, sino de normas.