Pasando revista nos dimos cuenta de que faltaban algunos

Pasando revista nos dimos cuenta de que faltaban algunos

Teófilo Quico Tabar

Visitando en la clínica al querido amigo y hermano Dr. Fernando Batlle Pérez, con quien mantengo amistad desde principios de la década del 60, pasamos revista de los compañeros que en determinados momentos o fechas especiales nos juntábamos, y nos dimos cuenta de que faltaban algunos. Con él y otros amigos compartimos coincidencias ideológicas dentro del pensamiento humanista cristiano, así como en las luchas estudiantiles y políticas hace ya bastante tiempo.

Fernandito, como acostumbro a decirle al aquerido Batlle Pérez, en el 2019 en un encuentro de amigos de siempre, dijo algo que llamó la atención, y fue con respecto a futuros encuentros, ya que expresó que dadas las circunstancias personales o individuales de los integrantes, deberíamos ir pensando en reunirnos por whatsapp. Todos reímos, pero pocos meses después se estaba decretando la pandemia del covid, lo cual puso freno a los encuentros.

Puede leer: El país debe continuar fortaleciendo la estabilidad en paz

La realidad es que todos formamos parte de un grupo que algunos denominan selecto que rebasó las ocho décadas. Lo cual es un privilegio, pero además representa un orgullo y compromiso poder continuar ofreciendo voluntad, servicio y amistad. Acción y pensamiento. Solidaridad y testimonio. Si, testimonio de haber podido saltar de un siglo a otro, rebasar dictaduras, procesos bélicos y períodos en los cuales los pensamientos ideológicos provocaron fuertes enfrentamientos, pero dentro de la decencia y moralidad. Y hoy poder decir, que todos somos amigos. Que nos distinguimos y respetamos.

Un grupo que aprendió desde jóvenes a entender dos cosas fundamentales: 1) el respeto a la dignidad humana, y 2): el derecho a disentir. Por eso, aunque creemos en la justicia social y luchamos por establecer un sistema justo y humano, lo concebimos dentro de la libertad y el derecho a disentir. A no ser rebaño. A no tener que obedecer todo lo que un Estado, sistema o partido quiera imponer porque sí.

Pasando revista recordamos a la mayoría de los que se han ido, pero con alegría, no con tristeza. Y también a los presentes, aunque algunos pudieran tener cualquier tipo de dificultad que les impiden ir a otros lugares o que ya no quieran salir por las noches.

Pertenecemos a una generación con muchos años en las espaldas, que aprendió desde temprano a tomar decisiones en función del razonamiento y la lógica. A pensar por sí mismos. Y eso, de alguna manera, aunque muchos se han distinguido como profesionales e intelectuales de manera exitosa, les ha impedido la participación en algunas actividades públicas con el mismo éxito, producto de su reciedumbre, su formación y concepción del ser humano. De la convicción de que lo que hemos sido o la imagen que la gente se ha formado acerca de uno, ya no nos pertenece, sino que estamos obligados a actuar en función de ella. Aunque algunos no lo entiendan.

A todos ellos, a los que se fueron primero y me llamaban desde temprano, y a los que todavía quedan dando carpeta que todavía se acuerdan. Con todos los que compartí ideales y con los que tuvimos enfrentamientos ideológicos, pero que con el tiempo logramos estrechar una amistad, personal y familiar por encima de las doctrinas, en un día especial para mí como hoy, los recuerdo con cariño y respeto.

Publicaciones Relacionadas