Patricia Báez Herrera: “Ayudando a mi prójimo siento regocijo espiritual”

http://hoy.com.do/image/article/208/460x390/0/6401EAE9-D5AC-4F91-96B5-8890972CF508.jpeg

La sonrisa tierna y alegre de Sebastián nos dio la bienvenida. Éste hermoso niño de 11 meses – de ojos claros y un tanto achinados acompañaba a su madre Patria Báez Herrera mientras llegábamos al lugar indicado para la entrevista.

Ella, con gran amabilidad nos recibe e inicia la conversación diciendo que sus estudios universitarios los hizo en psicología clínica. En 1990 aplicó en la preselección que realizó la empresa de telecomunicaciones Codetel Ahora Verizon , en la que seleccionaron alrededor de 3000 empleados que pasaron a ser activos de Codetel, donde permaneció 17 años en el área de Recursos Humanos.

Aunque muchos conocen su trayectoria profesional, pocos saben que de manera conjunta con su trabajo, en su empresa PBH Consultores, realiza una acción altruista, a la que denomina “diezmo”, ya que atiende clínicamente a pacientes adictos y con problemas de depresión. “En esta labor gano regocijo espiritual, porque me siento útil, sobre todo cuando veo el progreso de las personas que estoy ayudando”.

“Comencé esta misión antes de tener en mis brazos a Sebastián. Después de su nacimiento lo hago en agradecimiento a Dios por su existencia, pues con mucha fe le pedí que me regalara un hijo, por eso devuelvo mi gratitud ayudando a los demás a través de la psicología clínica”, indicó.

Patricia Báez Herrera destacó que para facilitar la asistencia a sus pacientes lo hace a la hora que les indiquen, pues su intención es ayudarles a orientar sus vidas hacia el camino correcto, logrando que ellos y ellas saquen sus problemas para que los analicen con más calma y sensatez. “Para ello les practico la introspección, porque es necesario que busquen dentro de sí la fortaleza que no han sacado a flote para seguir adelante en su desarrollo personal y profesional”.

Sonriente, agregó: “La vida está llena de retos, y quien nunca ha tocado fondo, no ha crecido como ser humano porque no ha tenido necesidad de subir a la superficie para saber como se ve la vida desde arriba”.

A todos nos han dado la oportunidad de crecer como seres humanos, por lo que es necesario aprender y devolver esa recompensa a quienes la necesiten.

Esas experiencias le han permitido a Patricia Báez Herrera crear un banco de emociones, a través del cual ayuda a las personas que le solicitan un consejo. “Esta acción me ha enseñado a dar gracias y a ser agradecida”.

En ese momento tocó el tema de su hijo Sebastián, que tiene 11 meses, a quien dijo quiere

educar con principios y criterios necesarios para que sea un hombre de bien. Sus ojos se llenaron de lágrimas, esas que dan la ternura y el agradecimiento a Dios por haberle concedido su razón de vida.

[b]Su vida profesional[/b]

Patricia Báez Herrera como profesional desempeña una labor muy importante. Brinda asesoría laboral, reclutamiento y mantenimiento a empresas públicas y privadas del país.

Al referirse al tema dijo que en la actualidad para una empresa el departamento de selección de personal representa la columna vertebral, porque no se puede hacer nada en un lugar de trabajo que tiene muchas maquinarias si el personal no está capacitado para utilizarlas.

“Una buena selección del personal nos indica que los empresarios van a tener menos problemas económicos, más rendimiento, más desempeño. Un buen entrenamiento te asegura que escogiste la persona adecuada para el puesto”, afirmó.

Luego de la selección del personal automáticamente se empieza un proceso de inducción en el que se dan los objetivos que esa persona va a crear, y se mide el rendimiento en el período de prueba y adaptación a la empresa.

Precisó que las personas, específicamente los jóvenes que nunca han trabajo en una empresa tienen la ventaja de que pueden ser moldeados, y fácilmente se pueden adaptar al ritmo de trabajo.

En tal sentido, expresó que en su empresa PBH Consultores trabaja con el potencial de las personas aptas que van en busca de trabajo. “Ahí comienza nuestra labor, porque nos encargamos de moldear al empleado por medio de la inducción, seguimiento, entrenamiento, cultura, misión, visión y valores que le permitirán desarrollar un trabajo eficiente”.

“Un caso que siempre recuerdo es un chico de San Cristóbal y otro que era de una posición acomodada, yo seleccioné al de San Cristóbal porque él venía con la necesidad, el deseo, el empuje de querer trabajar, además de que cumplía con el perfil y los requisitos que necesitaba la empresa”, recordó.

Agregó que su empresa no selecciona por cara ni por apellidos, sino que selecciona por la capacidad y la habilidad que pueda tener esa persona. “Se le da oportunidad a todo el mundo”.

Otro proceso que desde hace un año lleva a cabo es la asistencia a las empresas que deben reducir su nómina. “Yo les doy las charlas para que los empleados sepan los motivos de su despido, ya sea porque hay fusión o porque el puesto desapareció. Entendemos que de esta forma el empleado se maltrata menos. Además este método nos permite insertarlo en otras de las empresas del grupo que manejo”. “De esta forma estamos reduciendo el número de mano de obra inútil, porque sólo tú llegas donde quieres y depende también de las experiencias obtenidas que te han retroalimentado”.

Aseguró que los resultados han sido excelentes, porque las personas salen muy positivas, “pues en ocasiones hemos descubierto que dan para otras carreras u otra posición”.

Con relación a las empresas aseguró que ha sido muy factible porque no se les daña la imagen, pues se preocupan más por los recursos humanos, por sus empleados, es decir, que tienen una buena fuente de retroalimentación. “Esto se da con más frecuencia en las empresas que el dueño realmente valora y entiende que los empleados son parte vital de su progreso”.

Así mismo, indicó que la diferencia entre una compañía dominicana y una extranjera es que esta última invierte y paga lo que el empleado vale, en cambio en las dominicanas no se da esa situación porque son familiares, “pero ahora hay una nueva ola, donde el patriarcado está delegando en los hijos, y ellos han entendido que deben invertir en sus recursos humanos, porque saben que no van a perder dinero, sino que les está evitando que lo pierdan por las demandas laborales o porque un empleado deben repetir el trabajo varias veces porque no lo sabe”.

Dijo que en esto se da una situación muy especial porque el empleador debe evaluar bien a al empleado para no explotar al que queda, y además se crea un ambiente de incertidumbre generando un descenso en la producción y el rendimiento de los empleados.

También aconsejó a los dominicanos a seguir trabajando con mucho ánimo. “La situación por la que hoy atravesamos es controlable y pasajera. Preocuparse no bajará ni subirá el dólar, por lo tanto todos debemos seguir viviendo con mucho optimismo”.

[b]DETALLES[/b]

Un libro: Para que no me olvides, de la escritora chilena Marcela Serrano.

Objetos: reloj.

Un pintor: Ulloa.

Un perfume: In the rain.

Un mal hábito: fumar.

Un sabor: salado

Una comida: Risotto

Detesta: la desonetidad

Un color: blanco

Una canción: Color Esperanza, de Diego Torres.

Una hora. “12 de la medianoche, es mi hora para meditar”.

Un consejo: “Debemos ser perseverantes”.

Un país: República Dominicana.

Sus padres: “Mildred y Rafael Vinicio son todo para mí”.

Su hijo: una bendición. “Por eso le puse Sebastián. que significa el venerado. No es hijo mío, sino de Dios”.