Patrimonio familiar estadounideses fue afectado recesión

Muchas personas perdieron sus propiedades

Washington. EFE. La Gran Recesión fue “un arma de destrucción masiva del patrimonio familiar” en Estados Unidos y aceleró la desigualdad económica y social, que acorta la expectativa de vida entre los más pobres, según un nuevo estudio publicado ayer.

En la recesión, que empezó en diciembre de 2007 y concluyó en julio de 2009, “todos perdieron patrimonio, tanto los ricos como la clase media como los pobres”, dijo Fabian Pfeffer, del instituto de Investigación Social en la Universidad de Michigan.

“La gente en la cima de la pirámide económica perdió cantidades enormes de capital pero, en proporción a su patrimonio familiar y los ingresos, la clase media y los pobres perdieron mucho más”, añadió el autor de la investigación.

El hogar medio estadounidense, según Pfeffer, ya venía perdiendo valor desde comienzos de la década de 2000 y lo que ocurrió con la generación de la burbuja inmobiliaria fue una aparente revalorización de los bienes raíces que ocultó aquella pérdida. En el período previo a la Gran Recesión, las familias situadas en la franja media de la distribución de riqueza incrementaron su valor neto (la suma de todos los activos menos las deudas) de 88.000 dólares en 2003 a 99.000 dólares en 2007, según el estudio.