Patriotismo y movimiento social, convergencias

Tahira Vargas

El patriotismo está marcado por las dimensiones afectivas de las personas hacia el territorio en el que nacen, la definición más frecuente del mismo es “amor a la patria”. En el artículo de la semana pasada analizamos cómo este sentimiento patriótico se afecta con el despojo de la nacionalidad a personas que nacen en nuestro país y tienen esa identificación y pertenencia hacia su patria desde lo afectivo y social, aun cuando las acciones del Tribunal Constitucional y la Junta Central Electoral han socavado su identidad y su desarrollo.
Los movimientos sociales favorecen al patriotismo, más aun cuando tienen en sus representaciones simbólicas “la esperanza”. Es el caso del movimiento contra la impunidad y la corrupción, este ha tenido un gran apoyo de la población de muchas provincias de diferentes generaciones y estratos sociales. Algunos elementos que plasman la promoción y fortalecimiento del patriotismo presentes en el desarrollo de este movimiento son:
– Fomento de la responsabilidad social a través de acciones como la firma de 325,000 personas en el libro verde. Una demostración de quiebra del miedo al compromiso y la acción a favor del bien común.
– Ruptura con la desilusión y el pesimismo provocado por la corrupción y la impunidad. La tradición histórica de corrupción e impunidad han afectado notablemente la esperanza en el futuro de la nación. Los hechos de corrupción e impunidad realizados por muchos gobiernos, legisladores, síndicos y funcionarios crearon en la población por décadas silencio y pasividad. Esa desilusión y desesperanza deteriora el sentido de pertenencia a la patria y el patriotismo. El movimiento social contra la corrupción e impunidad tiene el efecto contrario, rescata la ilusión y la esperanza en la patria.
– Rescate de la confianza en la respuesta institucional. La confianza es uno de los pilares principales de la relación entre la patria y la ciudadanía, porque favorece al sentido de pertenencia y la identidad. Este movimiento social aporta confianza en respuestas que apuesten al cambio. Es una confianza con matices interpersonales y sociales.
– Promoción de la cohesión social. El movimiento contra la corrupción e impunidad favorece la cohesión social en grupos sociales que tienden a ser débiles en su armonía, cohesión interna y pertenencia al territorio como son los estratos medios.
Definitivamente el movimiento contra la corrupción e impunidad como muchos movimientos sociales patrocina el patriotismo, la cohesión social y con ello la gobernabilidad. Su símbolo de esperanza-verde apela a retomar la ilusión por cambios que auspician la institucionalidad. La respuesta institucional tanto del Poder Ejecutivo como del Sistema de Justicia es un factor clave para revertirlo en el fortalecimiento de la democracia.