Patronos y trabajadores logran el consenso
sobre alza salarial

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/0FB7BC44-9C41-419E-B2EF-F8EF86D9940C.jpeg

POR CLAUDIO CABRERA
Pasada la una de la tarde de este jueves, sindicalistas, representantes patronales y empleadores acordaron por ante la Secretaría de Estado de Trabajo, las tres categorías básicas de aumentos al salario mínimo, reconociendo los daños de una alta inflación sobre el peso dominicano, mientras acogieron otros reajustes para escalas salariales.

Es verdad que el alza salarial a que se arribó no satisface todo el poder adquisitivo perdido tras estos años de crisis. También es cierto que el monto de los aumentos no satisface con mucho las aspiraciones de trabajadores y empleados privados afectados por una inflación acumulada que entre el 2003 y el 2004 asciende al 154%.

Lo que sí puede apreciarse es que a pesar de los tropiezos confrontados en sus avances por el ejercicio democrático del país, los resultados del diálogo conjunto emprendido por el sector sindical y empresarial tendente a reconfigurar los niveles del salario en diferentes escalas, han dado un gran ejemplo.

De hecho, los sindicalistas no se rinden y consideran “un paso de avance significativo”, los montos a que se arribó en las negociaciones con la parte empresarial ante el Comité Nacional de Salarios en la Secretaría de Estados de Trabajo.

Por eso los sindicalistas Eugenio Pérez Cepeda, de la Central de Trabajadores Unitarios (CTU); Mariano Negrón, de la Central Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD); Rafael Abreu, de la Central General de Trabajadores (CGT); Claudio Santos de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), Agustín Vargas Saillant, asesor sindical de la CTU, y Argentina Abreu, vicepresidenta del Consejo Nacional de la Unidad Sindical (CNU), acogieran con beneplácito los resultados del acuerdo.

“Ha sido un paso adelante para todos los trabajadores del país dentro de nuestras aspiraciones, para contrarrestar la inflación que erosionó y se comió el salario de tantos trabajadores dominicanos y de modestos empleados”, sostuvo el representante sindical de la CTU ante el Comité de Salarios, Eugenio Pérez Cepeda.

“Tampoco -aclaró el sindicalista Mariano Negrón-, podemos decir que estamos del todo satisfecho, pero en armonía con la necesidad de que la economía se pueda recuperar y las empresas estén en condiciones de echar para alante, era preciso que nos abocáramos a un acuerdo como este”.

En igual sentido se pronunciaron los representantes sindicales Elpidio Santos y Rafael Abreu, quienes junto a todo el grupo de sindicalistas, formó un sólo frente cuando horas antes el sector patronal trató de variar una de las cláusulas ya renegociadas al martes de la semana que finaliza.

Tras negociaciones posteriores, ambas partes arribaron a un feliz término, luego que en el Congreso Nacional surgieron advertencias de que podrían discutirse y acogerse algunas de las propuestas de alzas salariales que originalmente fueron introducidas por algunos legisladores.

UN ACOPLAMIENTO

De hecho, el acuerdo a que se arribó por ante el Comité Nacional de Salarios (CNS), un organismo litigante en materia laboral adscrito a la Secretaría de Estado de Trabajo, contribuyó a mejorar el clima económico del país, tal como lo visualizaron los representantes del sector empresarial presentes en la sesión última en que se llegó al acuerdo.

El licenciado Radhamés Martínez Aponte, Estela León, Virgilio Nadal y Fabio Herrera Roa, al hablar a nombre del sector empresarial ponderaron la necesidad de lograr en forma armoniosa un acuerdo que permita a las empresas mejorar la calidad del salario, en tanto las autoridades mejoran las condiciones macroeconómicas para recuperar el poder adquisitivo del peso.

William Calderón, presidente de la Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa (Codopyme) y Manuel Messina, resaltaron ante la doctora Gloria Henríquez, directora del Comité de Salarios, la necesidad de aplicar salarios diferenciales que beneficien a las empresas en justa posición con su capacidad productiva y sus niveles de capital.

Las discusiones del Comité Nacional de Salarios derivaron, luego que el pasado 20 de este mes el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) y otras entidades empresariales, firmasen un acuerdo con los representantes de la CNU y demás organizaciones sindicales integrantes en forma preliminar, lo cual evitó que los legisladores asumiesen el aumento salarial para aplicarlo en forma general.

LES TENÍAN DOS MISILES

Desde que el salario empezó a deteriorarse en todo el país tras las sucesivas devaluaciones, muchos sindicalistas y organizaciones llegaron a solicitar alzas que oscilaban entre el 30%, el 50%, de un 60% y hasta un 100%.

Ante la indecisión de los patronos y de sus entidades representantes, muy rápidamente los diputados de organizaciones políticas representadas ante la Cámara, se aprestaron a presentar por ante el hemiciclo cameral sendos proyectos por separado para subir los salarios y sueldos a trabajadores y empleados. Muchos diputados y senadores estaban dispuestos a acoger propuestas de alzas por encima del 30%.

El primero fue introducido ante los diputados el día 14 de julio de este año 2004 por el doctor Héctor Mora Martínez, diputado por el PRSC en representación de la provincia Duarte y por Hermes Juan José Ortiz, diputado por la provincia de Puerto Plata.

El mismo disponía de una “aumento general de sueldos y salarios de un 30% a todos los servidores públicos y privados de entidades descentralizadas y autónomas del Estado”.

Este proyecto establecía subir el salario mínimo en siete mil pesos mensuales para todos los servidores públicos y privados, incluyendo guardias y policías.

Otro proyecto de ley tendente a subir los sueldos y salarios fue adelantado el día 30 de septiembre de este año por el diputado Cristian Paredes Aponte, diputado por el PRD, provincia Sánchez Ramírez.

Esta pieza procuraba un aumento general del 25% a favor de los trabajadores y empleados en todo el territorio nacional e instaba a que el Comité Nacional de Salarios dictase las resoluciones correspondientes.

Con la aprobación por el comité salarial oficial, se cierra por el momento el debate en torno a los nuevos montos a que deberán aumentarse los sueldos y salarios a nivel nacional, erosionados tras la crisis económica que el país ha vivido y arrastrado desde el 2003 a esta parte.