PC cuestiona Leonel delegue tarea de fiscales

POR GERMAN MARTE
El anuncio del presidente Leonel Fernández, de que facultará a la Comisión Nacional de Ética para que investigue, persiga y someta a los implicados en actos de corrupción, fue criticado ayer por el movimiento cívico Participación Ciudadana (PC), que precisó que esas son funciones propias del Ministerio Público y no de este equipo.

Sobre el particular, la Fundación Institucionalidad y Justicia ponderó el papel de la comisión, pero llamó la atención sobre la necesidad de fortalecer el Ministerio Público.

 Javier Cabreja, director ejecutivo de PC, dijo que no está del todo claro lo que significa crear una nueva dependencia para que asuma funciones de persecución de la corrupción “cuando existen instituciones en el Estado dominicano que tienen bajo su responsabilidad este tipo de competencia”.

Opinó que se debe tener cuidado porque con comisiones como esa se podría estar debilitando instituciones que ya existen y que tienen funciones específicas.

“Pero de entrada te digo que entendemos que eso es competencia del Ministerio Público”, expresó Cabreja al ser consultado por este diario.

Durante una reunión del Consejo de Gobierno celebrada el lunes en el Palacio Nacional, Fernández anunció que dejará en manos de la Comisión Nacional de Etica todo lo que tenga que ver con la lucha anticorrupción, en la formulación de políticas, medidas y adopción de disposiciones preventivas y en proceder a investigar, someter ante las autoridades judiciales todos los casos en que se sospeche hay corrupción. Cabreja destacó que existe un Departamento de Prevención de la Corrupción que tiene la responsabilidad de apoyar a la Procuraduría General de la República en la investigación y sometimiento de los casos de corrupción.

No obstante, dijo que conjuntamente con el Foro Ciudadano y la Coalición por la Transparencia y la Institucionalidad fijarán una posición a través de su representante en la Comisión Nacional de Etica.

FINJUS PONDERA

De su lado, la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS) ponderó el rol de la Comisión Nacional de Etica y Combate a la Corrupción, pero observó que conjuntamente con estas acciones debe seguirse fortalceciendo la función del Minesterio Público que por su naturaleza es la institución llamada a investigar y eventualmente apoderar las jurisdicciones correspondiente.

“No hay dudas de que los permanentes y continuos escándalos de corrupción y la forma como han sido tratados por los organismos encargados de prevenirlos, perseguirlos y sancionarlos han provocado desánimo en el pueblo dominicano, así como pérdida de confianza en la capacidad del sistema democrático”, manifestó Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de Finjus.