PC reitera consecuencias repartir Junta

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/58344506-A3F2-4253-AFB6-6D1550EE949D.jpeg

POR  JUAN M. RAMIREZ
La organización cívica Participación Ciudadana (PC) alertó ayer sobre los riesgos de un fracaso institucional  del Senado, en caso de que se repita la práctica de repartir los jueces de la Junta Central Electoral (JCE) entre los partidos políticos.

En una comunicación enviada a este diario, PC expone que los rumores que circulan acerca de la conformación del nuevo tribunal electoral y de que en la misma se reiterará la práctica de las organizaciones políticas de repartirse los miembros del organismo, práctica que han sido dañina para la institución.

Reitera que el proceso llevado a cabo por el Senado debe ser respetado hasta su culminación, tomando en cuenta para las posiciones en la  JCE solamente a personas que no hayan estado involucradas en escándalos de  corrupción y a profesionales de perfil apartidista.

Asimismo, considera necesario que la JCE actual lleve a cabo un proceso transparente de rendición de cuentas acerca de los contratos de automatización del registro civil y el voto electrónico, debido a los cuestionamientos reiterados que han salido a la luz pública, incluyendo la emisión de cheques sin el debido soporte.

La organización cívica recuerda que el Departamento de Prevención de la Corrupción Administrativa (DPCA) se comprometió frente a la Comisión Nacional de Ética a realizar una investigación exhaustiva sobre el caso, gestión de la cual no se tiene noticia.

Advierte que en caso de que el Senado ceda a las presiones provenientes de los partidos políticos y de los conflictos internos de los mismos, estaría enviando una señal muy pobre respecto del compromiso del organismo con el proceso de fortalecimiento institucional del país y sería un mentís a las declaraciones del presidente del Senado con respecto a la elección de una JCE confiable y apartidista.

“Aparte de esto, un fracaso en este proceso arrojaría dudas sobre la honestidad de la consulta para la reforma constitucional y desmotivaría a la participación en dicho proceso por parte de las organizaciones sociales y de la sociedad civil”, concluye.