PE admite faltas en entrega casas

El gobierno admitió anoche que en la entrega de 100 casas a personas necesitadas de Bonao “no se llenaron las formalidades”, pero la distribución se hizo con un “espíritu de justicia”, razón por la que las relaciones con Venezuela, país que construyó las viviendas, no se verán afectadas.

“Esta situación de ninguna manera afectará las excelentes y armoniosas relaciones que mantienen el presidente Leonel Fernández y su colega de Venezuela, Hugo Chávez Frías”, precisó el director de Información, Prensa y Publicidad de la Presidencia, Rafael Núñez.

Dijo que entiende que el reparto de las viviendas no tiene que afectar las relaciones entre la República Dominicana y Venezuela, “que son muy cordiales y entre los dos presidentes hay una relación que trasciende a otros niveles”.

“Al parecer no se llenaron las formalidades que requiere el caso, pero sin embargo el gobernador de la provincia Monseñor Nouel, Néstor Francisco Melenciano, y las demás instituciones que participaron en la entrega de las casas cumplieron con lo que les preocupa tanto al gobierno de Venezuela como al de la República Dominicana, que era entregar las viviendas a la gente que realmente afectaron las tormentas Olga y Noel”, precisó Núñez.

Al conversar con periodistas en su despacho de la casa de gobierno, Núñez, sostuvo que el gobierno del presidente Fernández tiene como propósito que cada vivienda que se construye lleguen a la gente verdaderamente necesitada porque es una forma de combatir la pobreza.

“El gobierno tiene el sentido no sólo de que esas viviendas que se entregaron en Bonao, sino todas las que construye, lleguen a la gente que verdaderamente las necesitan”, apuntó.

Sostuvo que la situación no va a dañar “unas relaciones que hay de amistad y de cordialidad con el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, que se ha manifestado en múltiples ocasiones”.