Pedro Alvarez entra a nueva fase con los Orioles

d3

Richard Justice
MLB.com
La carrera de Pedro Alvarez está entrando a una fase nueva al dominicano unirse a los Orioles. Ya no se le verá como el salvador de una franquicia, sino un jugador tratando de iniciar u nuevo capítulo en su trayectoria.
Para algunas personas, nada de lo que hacía el dominicano en los Piratas iba a ser suficiente. Los Bucaneros no habían clasificado para los playoffs en 16 años cuando Pittsburgh eligió a Alvarez con la segunda selección del draft del 2008.
El entonces tercera base jugó su primer partido de Grandes Ligas menos de dos años después de eso. En aquella primera temporada del 2010, el toletero dio 16 jonrones en 95 juegos y de ahí aumentaron las expectativas. En el 2012, Alvarez conectó 30 bambinazos y al año siguiente empató por el liderato de dicha categoría en la Liga Nacional con 36. En sus últimas cuatro campañas, ha promediado 28 vuelacercas, 20 dobles y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .767 por año.
Si alguien piensa que Alvarez no fue productivo con los Piratas o que fue una clase de decepción-y algunos sí lo creen-los números dicen otra cosa. El problema es que nunca fue suficiente. Alvarez parecía percibir eso también.
El manager de los Piratas, Clint Hurdle, habló con Alvarez para trata de que el joven comprendiera lo productivo que sería en su carrera. Alvarez es inteligente, tímido y sensible. Claramente deseaba ser un gran pelotero. No era suficiente simplemente ser bueno.
Los Piratas cortaron vínculos con Alvarez luego de seis temporadas. En vez de ganarse US$15.8 millones con una oferta calificada, en Pittsburgh se le dejó en la agencia libre.
Fue sorpresivo que Alvarez estuviera sin equipo hasta el jueves. Pero como lo dijo un gerente general interesado en sus servicios: ¿Dónde lo pondremos a jugar?
Alvarez promedió 25 errores defensivos por temporada en los últimos cuatro años, período que comprende tres campañas en la antesala y una en la inicial.
A sus 29 años, Alvarez se une a los Orioles con un discreto contrato de un año y US$5.75 millones. El valor de dicho pacto podría aumentar a US$7 millones con incentivos.
Probablemente se le pida que funja como bateador designado. En el 2016, Alvarez podrá jugar en un gran ambiente y, para el invierno del 2016-17, volver a probar la agencia libre.
El nombre de Alvarez significa poco en Baltimore ahora mismo. Se trata simplemente de un jugador que los Orioles firmaron en la parte final del invierno para llenar un hueco en su lineup. Pero si el dominicano produce como lo hizo en el 2015-18 dobles, 27 jonrones y 789 de OPS-todo el mundo quedará complacido.