Pedro Martínez se le va de las
manos a los Medias Rojas de Boston

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/8B38C2CC-4588-4BAC-B63C-78D4CDC508BA.jpeg

POR ENRIQUE ROJAS
De ESPNDeportes
SANTO DOMINGO.-
Cada día pasado desde que los Medias Rojas ganaron su primera Serie Mundial en 86 años convierte en menos probable que el dominicano Pedro Martínez siga lanzando con Boston en los próximos años.

En su carrera con los Medias Rojas, Martínez tuvo marca de 117-37, ganó el Cy Young de la Liga Americana en 1999 y el 2000 y lanzó una gema ante los Cardenales de San Luis en el tercer partido de la Serie Mundial del 2004.

La locura que generó ganar el ansiado campeonato y los números de Martínez indicaban que Boston consideraría como prioridad número uno firmar al pitcher antes de que rivales poderosos comenzaran a cortejarlo.

Pero esa no ha sido la historia y ahora los habitantes de “La Nación Medias Rojas” pueden prepararse para ver marchar a Martínez, tal como hizo Roger Clemens en el pasado reciente.

En el fin de semana largo, Martínez se reunió con Omar Minaya, el gerente general de los Mets de New York, en algún lugar de Santo Domingo, y no precisamente para hablar de cultura o comentar sobre el béisbol invernal dominicano.

Aunque Minaya ha tratado de mantener en estricta reserva todos los aspectos de su encuentro con Martínez, es un secreto a voces que los Mets se preparan para librar la batalla económica contra todos los otros pretendientes que tiene su compatriota.

Los Mets contrataron a Minaya para que ensamblar una escuadra competitiva que pueda borrar las tristes actuaciones de las pasadas temporadas.

Para tales fines, Minaya ha recibido el okey del propietario del club, Fred Wilpon, para elevar la nómina salarial hasta 110 millones de dólares, una mejoría sustancial con relación al presupuesto de 85 millones que tuvo el club en el 2004.

Con la reunión entre Martínez y Minaya, los Mets entraron oficialmente a la carrera por conseguir los servicios del estelar lanzador quiqueyano.

Martínez se reunió con el dueño de los Yankees de New York, George Steibrenner en Tampa, Florida, el pasado 16 de marzo. Al día siguiente se entrevistó con ejecutivos de los Medias Rojas, el equipo donde lanzó en las pasadas siete temporadas.

Posteriormente, Martínez cenó con su compatriota Alex Rodríguez, miembro de los Yankees, quien le puso al tanto sobre la forma en que se corre el negocio en el “Imperio del Mal”.

Antes y después de sus encuentros con Steibrenner y A-Rod, Martínez recibió una andanada de elogios de personajes que en el pasado no fueron muy fanáticos del lanzador, como el receptor Jorge Posada y el manager Jor Torre, por ejemplo.

Públicamente, solamente los Medias Rojas han hecho ofertas al lanzador, que se cree podría llegar hasta los 39 millones de dólares por tres temporadas, pero diversos reportes indicaron que Martínez estaría buscando 60 millones por cuatro años.

Minaya necesita realizar un movimiento impactante que básicamente consiga tres propósitos: mejorar las posibilidades de los Mets en el standing, hacer más atractivo el club ahora que tendrá su propia cadena de televisión por cable y salir un poco de la enorme sombra de sus vecinos Yankees.

Como las conversaciones con los Cachorros de Chicago por Sammy Sosa están tan frías como el invierno en el polo norte, entonces Minaya necesita una figura como la de Martínez.

Con Sosa o Martínez, Minaya no solamente estaría adquiriendo una estrella mercadeable, sino también un cebo adecuado para motivar a la enorme comunidad dominicana de Queens a asistir al Shea Stadium y a suscribirse al canal que televisará a los Mets.

Un negocio redondo.