Pegue sus platos rotos

Normalmente, cuando se nos cae un plato al suelo, su próximo destino suele ser el contenedor de vidrio. Sin embargo, si el plato que se ha roto era decorativo o tenía un valor sentimental para usted puede que quiera intentar repararlo y que se note lo menos posible el estropicio.

Lo más complicado es conseguir sujetar los diferentes trozos en los que se ha fraccionado el plato durante el tiempo de secado, sobre todo si emplea un pegamento cuyo tiempo de secado es más largo.

Lo primero que debe de hacer para evitar que el plato se mueva mientras se está secando el pegamento es rellenar un recipiente grande con arena fina mojada. Fije el trozo roto más grande del plato dentro de la arena de manera que los trozos pequeños puedan sujetarse solos en equilibrio. Encole los diferentes trozos, júntelos y deje secar durante, al menos, el tiempo indicado en la etiqueta del pegamento. En caso de que el plato se haya roto en varios trozos deberá ir pegando los trozos de dos en dos y seguir el proceso comentado.

No obstante, también puede emplear pegamento cianoacrilato, con lo que es suficiente sujetarlos con la mano durante dos minutos y evitar todo el proceso anteriormente explicado.