Pekerman y los pequeños detalles Colombia

Río de Janeiro. EFE. Sabe Pekerman que un Mundial depende de detalles. Que la fina línea que separa el éxito del fracaso cuando se llega al “mata mata”, a las eliminatorias a un único partido se cruza por cuestiones que van más allá de la táctica y del estado de forma de cada equipo.

Lo vivió en su anterior experiencia mundialista, en Alemania 2006, como técnico de Argentina. Ser superado en los cuartos de final por el anfitrión y en una tanda de penaltis no debería haber supuesto un drama, pero regresó a su país como el máximo culpable. Se le culpó de no haber ensayado tandas de penales el día previo, de la lesión de Abbondanzieri, que fue sustituido por Leo Franco y de que éste no detuviese ningún penalti, o de mantener en el banquillo a Lionel Messi, que acababa de cumplir 19 años. Volvió a Buenos Aires invicto, pero derrotado. Ahora tiene la oportunidad de desquitarse con Colombia y su principal preocupación es la respuesta de sus jugadores, que sepan competir como hasta ahora. “La clave va a ser todo. En un partido decisivo todas las situaciones son importantísimas y, por eso, hay que tener la capacidad de tomar buenas decisiones. No caer en su estilo y resolver bien todas las situaciones que aparezcan va a ser fundamental”, aseguró en la conferencia de prensa de la víspera de los octavos de final contra Uruguay.

Por eso, resta importancia al hecho de que se enfrenten dos viejos rivales, que ya se han cruzado en Copas América o eliminatorias mundialistas. “Siempre puede pesar el conocimiento del rival, pero no se puede asegurar que el partido sea de la misma manera, por características.