Peña: “Cumplimos con nuestro país”

SAN FRANCISCO, CALIFORNIA. Cuando Tony Peña asumió el reto de dirigir al equipo dominicano para el Clásico Mundial de Béisbol, él tenía una meta en mente: devolver la gloria a la República Dominicana… y lo logró.

“Yo dije cuando asumí que ya estaba bueno de pasar vergüenza y aquí está, hicimos lo que nunca se había hecho”, dijo Peña en una entrevista con el Periódico Hoy luego de la victoria 3-0 sobre Puerto Rico que le dio la corona a Quisqueya.

La República Dominicana tuvo marca de 8-0 en el Clásico y para Peña este triunfo está por encima de cualquier otra experiencia.

“El sentimiento que hay aquí es muy distinto. Esto está por encima de jugar en Grandes Ligas o en cualquier otro sitio. Representar a tu país es otra cosa”, agregó.

Habla Rodney. Durante todo el Clásico, Rodney fue la figura más impactante del relevo dominicano, lanzando en los primeros siete compromisos del torneo.

Con un carisma muy especial y una reiterada profesa de representar a la República Dominicana por puro orgullo patrio, Rodney se robó las cámaras con su ya famosa “flecha” después de cada salvamento y con su estilo peculiar al hablar.

“Esto es para Juan Pablo Duarte, representar al país es un orgullo y ojalá en cuatro años pueda hacerlo de nuevo”, dijo Rodney.

Lo más llamativo de Rodney lo presentó en el partido de la semifinal contra Holanda, cuando se mantuvo el juego completo con un plátano en la cintura como si fuera un revolver y lo que motivó comentarios de todo tipo en la prensa estadounidense.

Igualmente se adueñó de la frase “Plátano Power” para motivar a la ferviente fanaticada dominicana que acompañó al equipo de principio a fin.

En seis entradas y un tercio de trabajo, Rodney solo permitió un hit, sin carreras, con tres boletos y seis ponches.

El Más Valioso del clásico.  El intermedista Robinson Canó tuvo dos semanas brillantes… más que brillantes, espectaculares y los resultados así lo demuestran.

Canó fue elegido el Jugador Más Valioso del Clásico Mundial de Béisbol al liderar a la República Dominicana a la corona de campeones del  torneo de 16 países que se jugó en San Juan, Miami y San Francisco.

“Esto no lo hice solo. Esto es de mis compañeros que me ayudaron a hacer el trabajo y a darle la corona al país”, dijo Canó luego de la victoria.

Canó bateó .469 (de 29-15) con cuatro dobles, dos jonrones, cinco anotadas y seis impulsadas en los primeros siete partidos de República Dominicana, que llegó invicta a la final del torneo, en el AT&T Park de San Francisco.

El intermedista fue electo Jugador Más Valioso en la primera ronda en San Juan, Puerto Rico, y luego en la segunda en Miami. Cuando bateó sencillo al jardín central el lunes, estableció el récord para un clásico, con 15, y alcanzó 18 en estos eventos, la marca para peloteros dominicanos.

“Este triunfo se lo dedico a todo mi país y a todo el mundo. Ahora vamos a celebrar en grande”, agregó el jugador.

Canó evitó muy inteligentemente los comentarios de un nuevo contrato con los Yanquis de Nueva York, pero más que nada asumió un rol de líder que, sin duda alguna, le servirá para subir sus bonos con miras a la futura agencia libre.

Pero si algo logró fue quitarse la espinita con la que cargaba desde el 2009 cuando fue parte del equipo quisqueyano que fue eliminado por Holanda en la primera ronda de ese Clásico Mundial.