Penson apoya regulen mercado chatarras

El dirigente empresarial César Nicolás Penson dijo ayer que el mercado de las chatarras debe estar regulado por el Estado, para evitar acciones que perjudiquen los bienes nacionales.

No obstante, consideró como un negocio lícito la venta y compra de alambres, hierros y una serie de objetos, por entender que en el país hay muchos materiales reciclables para cubrir la demanda nacional y sobra.

Explicó que la regulación de esa actividad evitaría que personas desaprensivas que buscan dinero a como dé lugar, se roben los cables para el alambrado eléctrico, tapas de filtrantes y objetos que en el momento tienen un uso específico, con fines de venderlos a los procesadores de chatarras.

Sobre el aumento de las empresas que compran materiales reciclables ó chatarras, dijo que el desempleo y el alza del costo de la vida, ha obligado a la población a buscar alternativas para aumentar sus ingresos.

No obstante, aclaró que para que ese deseo de la gente en aumentar sus ingresos no se convierta en la depredación de las propiedades públicas, es preciso regularlo y vigilarlo.

Actualmente, varias empresas ubicadas en las proximidades de los ríos Isabela y Ozama, compran hasta a RD$3,000 la tonelada de chatarras, suma que ha motivado a cientos de dominicanos a que recojan objetos de metal, tales como motores de vehículos inservibles, aros de gomas, cables y alambres para venderlos.

Penson llamó a las autoridades para que regulen el negocio, mediante reglas y normas que eviten que los objetos que se lleven para vender como chatarras, no sean robados.

En la República Dominicana siempre han existido negocios que se dedican a la compra de esos desechos para exportarlos o comercializarlos en el territorio nacional.

Según Penson, es mínimo lo que pagan las empresas exportadoras por las chatarras, las cuales se venden en dólares en el mercado internacional, pero a los dominicanos les pagan centavos por esos objetos reciclables.

Penson emitió sus consideraciones ante las quejas de algunas empresas nacionales, las cuales han mostrado preocupación por el aumento en las exportaciones de chatarras.

Manifestó que no ve ningún problema en que las chatarras se exporten, porque siempre en el país se han producido más chatarras de las que consumen las empresas procesadoras.