Pentágono llama ciudadanos alistarse
en el Ejército

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/6E5017EB-B4AB-420D-950C-4924BA10CD53.jpeg

WASHINGTON, (AFP).- El jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, general Richard Myers, llamó ayer a los norteamericanos a involucrarse en la defensa del país contra los peligros del extremismo, cuando las cifras de reclutamiento en el Ejército siguen siendo muy bajas. El reclutamiento es “un problema nacional, no solamente del Pentágono”, insistió durante una conferencia de prensa en Washington.

A pesar de un ligero aumento en junio, el número de nuevos reclutas sigue suscitando inquietud, destacó el general Myers, quien señaló que los diferentes cuerpos del Ejército conseguían, en cambio, retener a su personal al final de su misión.

Evocando los recientes atentados en Londres y Egipto, y “el impacto que los extremistas pueden tener sobre nuestro modo de vida”, insistió en “todo lo que está en juego” y llamó a los jóvenes estadounidenses a movilizarse para defender a su país.

Elogiando la “nobleza de este esfuerzo”, el general Myers destacó que no existía ninguna “alternativa aceptable” a la derrota de los terroristas. “Muchos norteamericanos no perciben que sus vidas cotidianas se hayan visto afectadas”, pero “el país está en guerra”, agregó.

MÁS SANGRE

Al menos 23 personas murieron -entre ellas, ocho en dos atentados suicidas en Bagdad- y más de una treintena resultaron heridas este lunes en diversos ataques en Irak, que recibió la visita sopresa del primer ministro australiano, John Howard.

La capital iraquí se despertó un día más con el ruido de las bombas, que mataron a al menos ocho personas e hirieron a otras 27.

El primer atentado con coche bomba, que dejó seis muertos y 16 heridos, fue cometido a las 06H15 (02H15 GMT) contra el hotel Al Sadir, en el centro de la capital, donde residen numerosos extranjeros miembros de empresas de seguridad privada, precisó el responsable.

A las 08H30 (04H30 GMT), otro coche bomba estalló al paso de una patrulla de un comando de la policía iraquí, bajo el puente Harithiyah, al oeste de Bagdad, matando a dos policías e hiriendo a otros 11, precisó la misma fuente.

Asimismo, cuatro civiles murieron, dos de ellos mujeres, y otros tres resultaron heridos cuando hombres armados dispararon en un ataque contra una casa en Dura, al sur de Bagdad, cerca de las 15H45 (11H45 GMT), informaron fuentes del ministerio del Interior iraquí.

En Samarra (120 km al norte de Bagdad), un hombre de negocios, su mujer y su hijo de tres años murieron cuando explotó un artefacto al paso de su vehículo, informó el coronel de la policía Mahmud Mohammed.

También al norte de la capital un chófer iraquí murió cuando explotó una bomba al paso de su camión, que formaba parte de un convoy protegido por las fuerzas norteamericanas en Ishaki, informó el coronel Hamid Mohammad.

En Balad, a 70 km al norte de Bagdad, seis miembros de una familia murieron cuando explotó un artefacto mientras se dirigían al este de la ciudad, según el médico Mohammad Jaafar.

Asimismo, un soldado norteamericano murió cerca de Samarra, a unos 125 km al norte de Bagdad, “a consecuencia de la explosión de un artefacto contra su vehículo durante una patrulla”, según una fuente militar.

Por otra parte, el primer ministro australiano, John Howard, llegó este lunes por la mañana a Bagdad, en una visita inesperada. Howard, que regresaba de Estados Unidos y Gran Bretaña, se reunió con su homólogo iraquí, Ibrahim al Jaafari.

El primer ministro australiano aseguró que los casi 900 soldados australianos actualmente desplegados en Irak permanecerán en el país tanto tiempo como considere oportuno el gobierno iraquí.

En el plano político, los representantes sunitas anunciaron el domingo que pretendían regresar el lunes a la comisión parlamentaria encargada de redactar la Constitución, que boicotean desde el jueves, tras haber obtenido garantías de que su voz será tenida en cuenta.

“Vamos a iniciar hoy contactos con los demás miembros del comité y sus partidos para tomar una decisión común ya que, a nuestro conocimiento, nuestras demandas han sido relativamente satisfechas”, afirmó a la AFP el “número dos” del Partido Islamista, el principal partido sunita, Ayad al Samarrai.