Percepciones sobre gestión educativa

J. ADARBERTO MARTÍNEZ
Cuando las firmas encuestadoras solicitan a los dominicanos que valoren las ejecutorias del gobierno en las diferentes áreas, la mayoría de la población señala el área de la educación como la de mejor desempeño. Mientras que en paralelo los hacedores de opinión subrayan los bajos rendimientos del sistema educativo, comparado con desempeños de la educación en los demás países.

¿Por qué son tan opuestas y diferentes las percepciones? Porque unos miran la deuda social acumulada por el país, los déficits acumulados históricamente, de los cuales son responsables todas las gestiones gubernamentales, incluidas la tiranía como las habidas durante el período democrático. Mientras que la población encuestada revela su percepción, lo que ve, lo que siente, lo que vive. Los informes de los organismos nacionales e internacionales coinciden con los datos de la propia cartera educativa, simplemente son resultados detectados en las diferentes mediciones y monitoreos de los indicadores de logros.

Lo que marca la diferencia entre los informes, que nadie discute, y la percepción general de la población es la ejecución específica de cada gobierno, incluida la más reciente, la que aún está en marcha, de la cual se puede dar cuenta  comparando los datos del año 2007 con los datos del 2004.

En el 2004 las tasas neta y bruta de matrícula en el nivel básico eran 91.7 y 107.5%, respectivamente, y en el 2007 se colocaron en 94.89 y 114.2%. Estos  mismos indicadores pasaron de 36.5 y 61.8% en el 2004 a 47.5 y 74.4% en el 2007 en educación media. De igual modo, la sobre-edad, tasa que refleja una herencia negativa en cualquier país por no ofrecer educación de calidad a toda la población en el momento cuando correspondía, en el 2004 dicha tasa era de 21.1 en básica y 47.4% en media, reduciéndose a tan sólo 17.5 y 33.5% en el 2007.

El analfabetismo de la población general, que era de 11.2% en el 2004, bajó  a 10.8 en el 2007. Asimismo, cuando se observa el número de años promedio de educación de  las personas de 15 años de edad o más, el promedio sube de 74 a 80. De igual modo, la tasa de culminación de educación básica y media, la cual se situó en 54.7 y 53.9% en el 2004 subió a 69.2 y 63.9% en  dichos niveles.

El éxito de la actual gestión del sistema educativo dominicano, medido por los indicadores referidos a modo de ejemplo y por muchos otros registrados, llevan a la conclusión de que la dinámica de ejecución no sólo pauta un excelente ritmo, sino también su certeza, que si bien no logra borrar completamente los déficit históricos, es un hito halagador e imborrable que resistirá hasta las mezquindades más comunes. Todas las gestiones de gobierno anteriores están marcadas por los déficit sociales acumulados, la presente también, con la diferencia que ésta palia el déficit y deja un balance prometedor, el cual da cuenta de su eficiencia.