Peregrinos dominicanos asisten a misa inicio de semana misionera

São Jose dos Campos, Brasil. Tres idiomas, un solo lenguaje… el del amor. En ocasión del día de Nuestra Señora del Carmen se celebró la misa oficial de inicio de la semana misionera por la Jornada Mundial de la Juventud Rio 2013 que se celebra en Brasil, oficiada por el obispo italiano Giovanni Ricchiut, de la Arquidiócesis de la Acerenza, Italia.

La misa, a la que asistieron peregrinos de República Dominicana, Venezuela, Italia, Paraguay y Colombia, fue oficiada en el Santuario San Judas Tadeo en São Jose dos Campos, por el párroco de esa comunidad, João Alves y los sacerdotes dominicanos  Ramón Antonio Santana, asesor diocesano de pastoral juvenil de la diócesis de San Pedro de Macorís; David Soriano, asesor de la zona pastoral de Yamasá de la arquidiócesis de Santo Domingo; Rodolfo de Jesús de León, de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en San Juan de la Maguana y de Haití el padre  Nico Louis, asesor diocesano de pastoral juvenil de la diócesis de Barahona.

También estuvieron en la Eucaristía los sacerdotes Jeanfranco Todisco, responsable de las diócesis de Nelsi y Rotola, Italia. y los párrocos brasileños fueron Bentintho de la Parroquia San Sebastián; Edi Carlo, de la parroquia San Benedito; Gerardo Magela, parroquia Santa Rita de Casia y Víctor Méndez de la parroquia Santa Lucía. A esta Santa Misa de las Naciones asistieron también diáconos, seminaristas y laicos de la fe católica en peregrinación hacia la Jornada Mundial de la Juventud.

Semana misionera. Durante la semana previa a la JMJ los jóvenes realizaron diversas actividades como la visita a Nuestra Señora de Aparecida, han participado en charlas como “Muestra de la Realidad Parroquial y Diocesana”, visita a la Casa de San Francisco de Asís, visita a la Matriz (la primera iglesia) de Sao Jose dos Campos.

Además, visitas de evangelización a familias en Sao Jose, una noche cultural donde los jóvenes de los diferentes países presentaron lo más representativo de su cultura, así como una fiesta de amistad y un almuerzo de confraternidad con todas las familias que acogieron a los peregrinos dominicanos y venezolanos.

La estadía de los peregrinos dominicanos y venezolanos, en esa comunidad que los acogió con los brazos abiertos y con gran alegría, concluyó con la misa de envío para la JMJ en la misma iglesia de San Judas Tadeo, donde ambas delegaciones agradecieron las atenciones y el amor recibido.