Pérez Molina reitera que no dimitirá en Guatemala pese al “costo personal”

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. EFE.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. EFE.

Guatemala. El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, reiteró hoy que, a pesar de tener “un costo personal”, es más conveniente para el país que permanezca en el cargo, tras las últimas protestas que le hicieron vivir la situación más “humillante” de su vida.

Durante una conferencia de prensa celebrada esta mañana en Casa Presidencial, donde hubo una gran expectación mediática, Pérez Molina repitió que la coyuntura electoral le obliga a seguir como presidente para poder garantizar los comicios del próximo domingo.

No obstante, reconoció que las últimas protestas, en las que tuvo que aguantar “comentarios” e “insultos”, le hicieron vivir la situación más “humillante” de su vida.

“Es una situación bien dura, una situación bien difícil. Jamás en mi vida pensé en enfrentar una situación como ésta. Pero Dios sabe cómo hace las cosas y por qué se dan las circunstancias”, sostuvo el mandatario con síntomas de pesar por la coyuntura que atraviesa.

Pérez Molina fue acusado el pasado 21 de agosto por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) de liderar la red de corrupción aduanera conocida como “La Línea”, un caso por el que también está en prisión preventiva su exvicepresidenta Roxana Baldetti.

Por enésima ocasión, el mandatario volvió a negar su participación en dicha estructura criminal, proclamando enérgico- “No recibí ni un centavo”.

Sin embargo, cuando los periodistas apelaron a su “moral” y a sus convicciones “más sagradas” para que refutara las acusaciones en su contra, Pérez Molina no fue capaz de reafirmar su postura y esquivó la cuestión yéndose por la tangente y lamentando que la población, y él mismo, hubieran tenido que pasar por todo esto.

“Si a alguien le ha dolido este proceso es a mi persona”, aclaró, y machacó que su disposición es enfrentar el debido proceso y responder a la población “con la cara de frente, con la cara levantada”.

Hacía más de una semana que Pérez Molina evitaba a la prensa y la expectación generada ante esta comparecencia no fue de extrañar.

Es por ello que, durante aproximadamente una hora, el mandatario respondió a los interrogantes de los periodistas.