Periodista McKinney agradece honor a su padre

Periodista McKinney agradece honor a su padre

El periodista Pablo McKinney, en representación de su familia, agradeció que el Liceo Experimental de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), inaugurado el pasado miércoles en el sector Pueblo Nuevo del municipio Baní, provincia Peravia, fuera designado con el nombre de su padre, Prof. Carlos McKinney (fallecido) por sus aportes a la educación, el deporte y la música.

“En nombre de la familia McKinney, de mi madre la profesora Yolanda Ortiz, de mis hermanas Arelis, Rosario, Linette y Thelma, agradezco a la Presidencia de la República, a la UASD, y al MINERD, la designación de este Liceo Experimental de Baní, con el nombre de nuestro padre”, expresó.

El acto de inauguración contó la presencia del presidente Luis Abinader y de las principales autoridades del sistema educativo.

El reconocido comunicador hizo un relato de la llegada de su progenitor (nacido en Puerto Plata en 1924) a Baní, en 1946.

Puede leer: Presidente Luis Abinader inaugura obras en región Sur

Inicios

Recordó que en 1949 fue nombrado profesor de la escuela “José Trujillo Valdez”, y en 1959 pasó a dirigir la “Escuela Primaria del sector Norte”, a la que en 1970, al inaugurarse una nueva edificación, le fue asignado el nombre del generalísimo Máximo Gómez Báez.

Narró que a pocos años de asumir la dirección del plantel, el profesor y su equipo lograron convertir a la Máximo Gómez en la escuela de mejor desempeño de toda la provincia, a pesar de estar ubicada en la zona más pobre del pueblo.

Detalló que en el año 2000, fue nombrado asesor técnico del Instituto Politécnico Máximo Gómez, donde se convirtió en el gran consejero de estudiantes y profesores.

Cuatro amores

“La vida de nuestro padre transcurrió entre sus cuatro grandes amores: la educación, el deporte, la música y su adorada, “Yoli”, a quien a los 90 años aún seguía dedicando poemas. Mi padre trabajó mucho. Pero sólo trabajó en lo que amaba”, agregó.

De acuerdo al testimonio del periodista , su padre, en el beisbol, es considerado uno de los mejores lanzadores de su época, y el más exitoso dirigente del beisbol amateur de todos los tiempos en la provincia Peravia, ganador de once campeonatos regionales y unos Juegos Nacionales.

En cuanto a sus dotes musicales, el profesor (EPD) fue subdirector y clarinetista solista de la Banda Municipal de Música.

Mayor orgullo

Aunque en vida recibió múltiples reconocimientos, el mayor orgullo del profesor fue saberse querido y respetado por estudiantes y profesores, especialmente, por los de la escuela Máximo Gómez, a la que todavía en Baní llaman “la escuela de McKinney”.

Gratitud especial

En su exposición, Pablo McKinney agradeció, de manera especial, a Roberto (exministro de Educación) y Julito (diputado) Fulcar, a quienes considera hermanos, ya que sus padres le tenían gran afecto y siempre fueron vistos como hijos de la familia.

“No había transcurrido un mes del adiós a nuestro padre, cuando Roberto y Julito me hablaron de su intención de proponer que un importante centro educativo de Baní llevara el nombre de nuestro padre”, expresó. Según dijo el reconocido comunicador, la propuesta recibió el apoyo del presidente Abinader, de quien destacó sus aportes al país, desde la acción más didáctica que existe que es el ejemplo, tras ponderar sus desvelos por la transparencia y la institucionalidad.

Publicaciones Relacionadas