Permanencia de Euclides y el 46 aniversario PLD

Por más que se pretenda minimizar la salida del Partido de la Liberación Dominicana del tres veces presidente de la República Leonel Fernández, lo cierto es que el acontecimiento estremeció a esa organización, que al pasar de los días se ha ido recuperando o recomponiendo internamente, gracias a su todavía poderosa maquinaria electoral y al hecho de estar en el poder.
Pero se imagina la opinión pública nacional si el emblemático dirigente peledeísta Euclides Gutiérrez Félix, tenido como una especie de patriarca del partido fundado por Juan Bosch, con un peso histórico de tanta repercusión, hubiera seguido los pasos de Leonel.
Si eso se hubiera producido automáticamente terminaba en términos simbólicos la vida del PLD, y no hay dudas de que Euclides se dio cuenta de tal cosa, poniendo por encima de sus afectos, agradecimiento, admiración y respeto por Leonel Fernández, la preservación de su partido.
Por su amplia e insuperable experiencia política, que data de la Era de Trujillo hasta su militancia revolucionaria que transcendió a nivel internacional con su exilio en París (Francia) y participación en la cumbre de la Tricontinental, de cuyo líder y anfitrión, Fidel Castro, fue un abanderado, Gutiérrez Félix obró como un dirigente acorde con las convicciones ortodoxas y fundamentalistas del boschismo, al margen de las desnaturalizaciones sufridas por los ideales y conducta intachable del fundador del PLD.
Al quedarse en el PLD, Gutiérrez Félix salvó a esa organización. Ahora está por verse si podrá retener el poder en condiciones tan difíciles. El PLD celebra este sábado su 46 aniversario con la realización de una marcha caravana, encabezada por el Lic. Danilo Medina y el candidato presidencial Gonzalo Castillo, con lo cual se quiere enviar una señal de fortaleza después del desprendimiento producido con la renuncia de Leonel Fernández y muchos de sus seguidores.