Persiste la delincuencia en Ensanche Espaillat; han bajado casos drogas

25_01_2016 HOY_LUNES_250116_ El País5 A

En el Ensanche Espaillat la delincuencia está literalmente al dos por uno, afirman habitantes de este populosos sector de la zona norte del Distrito Nacional.

El propietario del colmado La Roka, Andrés Martínez, mantiene el negocio resguardado con verjas y dice que los robos se mantienen de día y de noche en las principales calles.

Expresa que la delincuencia se ha generalizado y que “subió como el especial de los productos”.

En iguales términos se pronunciaron las amas de casa Rudelania de la Rosa y su vecina Ilda Sánchez, al indicar que motoristas y asaltantes a pie les arrebatan carteras y celulares a los transeúntes al entrar la noche y que el peligro inminente es a partir de las 6:00 de la tarde.

Personas entrevistadas por redactores de este diario identifican como residentes del Ensanche Espaillat a dos de los tres supuestos asaltantes que asesinaron agentes de la Policía en Baní, provincia Peravia, la semana pasada, sindicados por el senador peledeísta de la demarcación, Wilton Guerrero, como miembros de una banda que cometió más de 30 asaltos y atracos a residencias de personas y por cuyo crimen dijo que regaló 100 mil pesos a los policías.

El Ensanche Espaillat está poblado por familias de clase media y pobre. Una mañana de un día no laborable, el jolgorio quita el sosiego. La bulla de la música está por todos lados, en los colmados, viviendas y en vehículos estacionados en las vías, más el ruido de las motocicletas, que son el medio de transporte a lo interno de la barriada.

A decir de César Pimentel, un empleado privado que juega dominó en sus tiempos de ocio, en el sector tienen muchos atracos, aunque considera que con relación a años anteriores la delincuencia en general se ha reducido. Atribuye la mayor delincuencia a los sectores aledaños 24 de Abril y Las Cañitas.

Menos puntos de drogas. El sacerdote José Ramón Arias Almonte, de la parroquia Santo Tomás Apóstol, quien hace casi un año denunció que el sector estaba atrapado entre la droga, el robo, los atracos y la homosexualidad, expresa que ahora la delincuencia ha disminuido entre un 60 y un 70%.

Declaró que tenían muchos puntos de drogas alrededor de la iglesia, los que ya no están. Resaltó el patrullaje permanente policial en horas del día y la noche, desde las calles 17, Albert Thomas, Central y 14. Lo que sí pide el religioso es que el patrullaje se amplíe a los barrios 24 de Abril, Capotillo, Simón Bolívar y, además, a todo el país.
Arias Almonte manifestó que el ambiente ha mejorado mucho en el Ensanche Espaillat, ya que trabajan con la Policía Nacional, entidad que no ha abandonado a la comunidad desde que salió su entrevista en el periódico HOY, en la que denunció los problemas que los aquejaban. “Ha mejorado mucho la seguridad. El exjefe de la

Policía, mayor general Manuel Castro Castillo, y el actual, mayor general Nelson Ramón Peguero, nos han acompañado”.

Al rescate de los jóvenes. La Policía Nacional puso en marcha en el Ensanche Espaillat el programa Policía Juvenil, a cargo del capitán Leónidas Ubrí, con apoyo de los comunitarios, para formar a adolescentes y jóvenes de entre 13 y 17 años, destinados a capacitarlos en cursos técnicos y el aprendizaje de modelos de vida en valores.

La plataforma se hace en coordinación con los padres y las escuelas, con el propósito primordial de alejarlos de las drogas y de las pandillas, algo que según Ubrí afecta a la mayoría de los barrios. La labor se coordina a través de la Dirección Central de la Policía.

La Fundación Todos Unidos, que dirige la activista comunitaria Dimarca Reynoso, coordina las ayudas que llegan para el Ensanche Espaillat y trabaja con la parroquia en temas de salud, educación y prevención.

El sacerdote y Reynoso demandaron del presidente Danilo Medina la construcción del templo parroquial Santo Tomás Apóstol, como prometió cuando dispuso que la obra fuera hecha por la Oficina Supervisora de Obras del Estado (Oisoe).

Más reclamos. Desde el Movimiento Acción Patriótica Comunitaria, Rafael Sánchez Tavárez, quien es gobernador de la Liga Municipal Dominicana (LMD), colabora con la comunidad y con el sacerdote Arias Almonte. Reynoso dijo: “presidente Medina, el Ensanche Espaillat lo está esperando, queremos su visita”.

William Pérez Figuereo, dirigente transportista y promotor del proyecto Taxi de mi Barrio, estuvo en el encuentro con el sacerdote Arias Almonte y dijo que en el Ensanche Espaillat se beneficiarán con vehículos de su programa más de cien personas, con la finalidad de darles oportunidades de empleos a hombres y mujeres que no trabajan.

El ingeniero Alberto Holguín, exdirector del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa) y oriundo de la provincia La Vega, es parte de las personas que residieron en el entorno del Ensanche Espaillat y que como dirigente social se involucra con los temas de la parroquia Santo Tomás Apóstol y a la Fundación Todos Unidos.

El periodista Juan Manuel García es parte del equipo de colaboración que ayuda con la iglesia Santo Tomás Apóstol.