Personajes del carnaval dominicano

15_02_2017 HOY_MIERCOLES_150217_ ¡Vivir!4 C

El carnaval es una de las tradiciones más coloridas y alegres de la República Dominicana. En el mismo, como bien dejó escrito Luis -Terror- Días, se “baila en la calle de noche, baila en la calle de día”, una invitación que acoge todo el pueblo dominicano.
Pero más allá del colorido y la euforia propia de las fechas, el carnaval es una excelente oferta turística que dinamiza la economía dominicana.
La edición dominicana de la revista de negocios “Forbes” publicó un reportaje del impacto económico de la industria carnavalesca criolla, donde asegura que ésta mueve más millones de pesos cada año.
Además de La Vega se realizan carnavales en Santiago, San Pedro de Macorís, Azua, Santo Domingo y Cabral (Barahona), y sus respectivos organizadores capturan sus ingresos a través del patrocinio de importantes empresas nacionales.

Mientras que el gigante de la culta y olímpica ciudad de La Vega produce por concepto de esta festividad alrededor de $500 millones de pesos repartidos en diversos sectores como las agencias de viajes, casas de costura y confección de disfraces, transportes, alimentos, entre otros.
Para esta pintoresca celebración, los turoperadores mueven cada fin de semana entre 3 000 y 3 500 personas. Los paquetes cotizados por ¡Vivir! rondan entre los RD$1 650 y RD$1 700 a los que se le incluye transporte, almuerzo, accesos a zonas especiales, t-shirt, y conciertos.
Entre las principales empresas que realizan viajes están: Mr. Tour, patrocinador oficial del Carnaval Vegano, y el Grupo d’Bonche, las cuales durante todo un año se encargan de la logística y preparación de este colorido evento.
Disfraces. El área donde más fluye dinero es la de producción de máscaras y disfraces. El costo de las máscaras pueden oscilar entre los $15 000 a 25 000 pesos y el costo integral de la indumentaria del diablo cojuelo, personaje más famoso que es encarnado por unos 1 600 participantes cada fin de semana puede sumar cerca de los $1 000 dólares.
Datos suministrados por la Unión Carnavalesca Vegana (UCAVE), aseguran que los diablos cojuelos han hecho trajes de hasta 90 000 pesos, pero el promedio es menor.
Así mismo, UCAVE indica que si bien los personajes buscan patrocinios para armar sus disfraces, grupos como los lechones, que llevan la tradición en la sangre, y la pasan de generación en generación, se empeñan en conseguir los fondos para hacer sus trajes.
De igual forma, cerca de las 30 empresas que se dedican a la confección del traje, fabrican pequeñas máscaras que son vendidas como “souvenirs” en puntos turísticos del país.
Cuevas, un montaje millonario. En la zona carnavalesca comprendida entre las calles José Horacio Rodríguez y Profesor Juan Bosch (de La Vega), hay 24 cuevas de los distintos grupos, como Las Fieras o Los Broncos que son famosos. Algunas empresas nacionales las patrocinan, mientras que UCAVE, con los fondos recaudados hace cuevas de zonas para los grupos menores, de donde salen 20 ó 30 grupos, hacen el recorrido y luego retornan y se quedan en ellas.

Cada cueva tiene una zona VIP, la cual genera recursos con música, seguridad y bares adentro, un montaje que implica una inversión millonaria.
Según la referida organización, los gastos de cueva por el mes rondan los 2.5 millones de pesos; hay algunas que tienen retribución de lo invertido, hay otras cuyos gastos están por encima de eso, que no tienen los mismos seguidores y ellos tienen que buscar el dinero.
Patrocinio. Varias empresas privadas, como la Cervecería Nacional Dominicana, con su marca Presidente, patrocinadora oficial del carnaval; las principales telefónicas del país como Claro y Tricom, entre otras, organizan tours para agradecer y agasajar a sus clientes y así proporcionarles el disfrute en familia de la temporada más colorida y alegre del año.
En Santiago. El factor económico que mueve aún no ha sido cuantificado. La organización asegura que sobrepasa los 300 millones de pesos. “Aún no hemos cuantificado qué cantidad de dinero mueve el carnaval de Santiago, en cuanto a lo que se vende y se compra, pero sobrepasa los trescientos cincuenta millones de pesos”, publicaron en su portal.