Perspectivas de las instituciones de educación superior

http://hoy.com.do/image/article/333/460x390/0/DAFA9DB6-91E5-4CE7-8789-C46D1CB92FF9.jpeg

POR JESÚS DE LA ROSA
La Ley 139-01 de Educación Superior, Ciencia y Tecnología establece tres categorías de instituciones de educación superior: universidades, institutos técnicos superiores e institutos técnicos especializados.

Universidades son aquellas instituciones de educación superior autorizadas para impartir carreras en todas las áreas del saber y a otorgar títulos de técnicos, licenciatura, maestría y doctorado. En tanto que los institutos especializados de estudios superiores sólo están autorizados a ofertar carrera y a otorgar títulos de técnico, licenciatura, maestría y doctorado en áreas de su especialidad. A los institutos técnicos de estudios superiores la Ley los faculta a ofertar carreras y otorgar títulos en el ámbito de lo técnico.

Conforme a las estadísticas oficiales, el sistema dominicano de educación superior lo integran 43 instituciones: 33 universidades; 5 institutos superiores especializados; y 5 institutos superiores técnicos.

De las 43 instituciones de educación superior del Sistema, cinco de ellas son estatales: la Universidad Autónoma de Santo Domingo; el Instituto Politécnico Loyola; el Instituto de Estudios Pedagógicos Salomé Ureña; el Instituto Superior de Agricultura: y el Instituto Tecnológico del Cibao Oriental. Cinco instituciones de estudios superiores pertenecen a la Iglesia Católica: la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra; la Universidad Católica Santo Domingo (no de Santo Domingo); la Universidad Católica Tecnológica del Cibao; la Universidad Católica Tecnológica de Barahona; y la Universidad Católica del Este. Dos instituciones de educación superior pertenecen a iglesias protestantes: Universidad Nacional Evangélica y la Universidad Adventista Dominicana; y una a la Embajada Norteamericana acreditada en Santo Domingo: la Universidad Dominico Americana. Las treinta y tres instituciones de educación superior restantes fueron fundadas y son gerenciadas por grupos privados.

Corresponde al Estado dominicano velar a través de la Secretaría de Estado de Educación Superior Ciencia y tecnología por el normal y correcto desempeño de todas y cada una de las instituciones de educación superior del Sistema.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo se rige por dos leyes: la 5778 Sobre Autonomía Universitaria; y la 139-01 de Educación, Ciencia y Tecnología.

El Instituto Politécnico Loyola es una institución estatal regenteada por la Compañía de Jesús mediante contrato intervenido entre el Estado dominicano y esa Orden religiosa.

El Instituto Superior de Agricultura está adscrito a la Secretaría de Estado de Agricultura.

El Instituto de Estudios Pedagógicos Salomé Ureña es una institución autónoma adscrita a la Secretaría de Estado de Educación.

El Instituto Tecnológico del Cibao Oriental es una institución de educación superior regida por un Patronato Pro Desarrollo de la Provincia Sánchez Ramírez, creado por decreto No. 1206 del Presidente Antonio Guzmán con el objetivo de promover el desarrollo económico y social de esa comunidad.

Utilizaremos el término de estudiantes matriculados para referimos al número de personas que en un determinado momento, vamos a decir en un semestre, se encuentran formalmente inscritas o registradas en una institución de estudios superiores.

Las universidades del Sistema concentran el 98.9% de la matrícula del nivel superior, lo que viene a demostrar el poco interés que despierta las carreras técnicas en nuestras juventudes.

Al inicio del primer semestre del 2005, la población estudiantil del nivel superior era de 318 mil, 641 estudiantes matriculados; de los cuales, 159 mil, 396 (50.02% del total) cursaban estudios en la Universidad Autónoma de Santo Domingo; en tanto que 38 mil, 870 (12.20% del total) lo hacían en la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA).

La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y la Universidad Tecnoógica de Santiago (UTESA) eran, y son, las instituciones de educación superior más pobladas del Sistema.

Para entonces, la Universidad Dominicana   Organización y Método (O y M) tenía 32 mil 871 estudiantes matriculados; la Universidad del Caribe (UNICARIBE) tenía 13 mil 971 estudiantes matriculados; y la Pontificia Universidad Madre y Maestra tenía 13 mil 50 estudiantes matriculados.

Las poblaciones estudiantiles de las Universidades Católica Santo Domingo (UCSD),  Apec (UNAPEC), la Central del Este (UCE), Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI), y el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) oscilaban entre los 5 mil y 7 mil estudiantes matriculados.

Las instituciones de educación superior de menos población estudiantil del Sistema eran y son: la Universidad Cultural Dominicano Americana, 352 estudiantes matriculados; la Nacional de Ciencias Exactas, 329 estudiantes matriculados; la Católica Tecnológica de Barahona, 292 estudiantes matriculados; la Universidad Agroforestal, 284 estudiantes matriculados; la Universidad Psicología Industrial, 265 estudiantes matriculados; la Universidad de Estudios Profesionales, 164 estudiantes matriculados; la Católica del Este, 152 estudiantes matriculados; la Universidad Experimental Félix Adames, 261 estudiantes matriculados; y la Universidad Odontológica,  con apenas 38 estudiantes matriculados.

Debe ser de interés informar al lector en torno a la distribución de la matricula total del Sistema Dominicano de Instituciones de Estudios Superiores por categorías de instituciones. La matrícula estudiantil del nivel superior era en el año 2004 de 313 mil 427; y al inicio del 2005 era de 322 mil 311 estudiantes matriculados. Dichos totales se distribuían por categorías de instituciones de la siguiente manera: en el 2004, el 97.9% del total de personas matriculadas cursaba estudios en universidades; el 1.9% en institutos especializados de estudios superiores; y, un 0.2% en institutos técnicos. En el año 2005, un 98.9% del total de matriculados cursaba estudios en universidades, un 0.9% en institutos especializados de estudios superiores; y un 0.2% en institutos técnicos. Es decir, entre un año y otro, el comportamiento de la distribución de la matrícula por categorías de instituciones de educación superior fue relativamente el mismo. 

La población estudiantil de la Universidad Autónoma de Santo Domingo cuadriplicaba y cuadriplica la de la Universidad Tecnológica de Santiago, que era, y es, la más poblada entre las instituciones privadas de educación superior.

Trece instituciones de educación superior del Sistema tenían menos de 650 estudiantes matriculados; y dos de ellas tenían menos de 100 estudiantes matriculados.

Esas cifras indicaban que, en términos cuantitativos, el Sistema Dominicano de Instituciones de Educación Superior era distorsionado en grado extremo. Como veremos más adelante, no sólo lo era por la población estudiantil de cada una de las unidades del Sistema; también,  lo era por el número de programas académicos que ofertaban. Dichas distorsiones en vez de corregirse han tendido a profundizarse.

El Sistema Dominicano de Instituciones de Educación Superior oferta un total de 1063 programas de carreras profesionales. De las 43 instituciones de educación superior que integran el Sistema, 16 ofertan programas de nivel técnico superior; 18 de nivel superior especializado; y 1029 en el ámbito de licenciatura.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo oferta 277 programas de estudios de carreras profesionales distribuidos así: 265 en Ciencias Sociales; 407 en Filosofía y Humanidades; 68 en Ciencias de la Salud; 25 en Ciencias Agropecuarias; 47 en Ingeniería y Tecnologías; 13 en Ciencias Aplicadas; y 2 en áreas no especificadas.

La UASD es la única universidad del Sistema que oferta programas de estudios en todas las áreas del saber. Pero, el 94% de su matricula se concentra en sólo 11 programas de carreras profesionales: contabilidad, informática, medicina, derecho, educación, mercadotecnia, administración, ingeniería civil, bioanálisis, ingeniería industrial y psicología.

La Universidad Tecnológica de Santiago oferta 106 programas de estudios de carreras profesionales: 23 en Ingenierías y Tecnologías; 2 en Ciencias Agropecuarias; 7 en Ciencias de la Salud; 36 de Filosofía y Humanidades; y 38 en Ciencias Sociales. UTESA no oferta programas de estudios en ciencias básicas.

La Pontificia Universidad Católica oferta 100 programas de estudios de carreras profesionales: 21 en Ingenierías y Tecnologías; 53 en Ciencias Sociales; 17 en Filosofía y Humanidades; y 7 en Ciencias de la Salud. La PUCMM no oferta programa de estudios de carreras profesionales en el área de ciencias básicas ni en la de ciencias agropecuarias.

El Instituto Tecnológico de Santo Domingo oferta 42 programas de estudios de carreras profesionales: 15 en Ciencias Sociales; 10 en Filosofía y Humanidades; 4 en Ciencias de la Salud; 10 en Ingenierías y Tecnologías; y 3 en Ciencias Básicas y aplicadas. El INTEC no oferta ningún programa de carreras profesionales en el área de ciencias agropecuarias.

Entre las instituciones que imparten 15 o más programas por área del conocimiento, la UASD encabeza la lista con un 16% del total de los programas de estudios de carreras profesionales impartidos; le siguen la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra  con un 11.2% y la UTESA con un 6.2%.  El autor de este artículo dispone de datos actualizados sobre la oferta de programas de estudios de carreras profesionales de cada una de las instituciones del Sistema. Pero, por falta de espacio, debe limitarse a las ya enumeradas. Esas cifras muestran que son pocas las instituciones de educación superior del país interesadas y con posibilidades de ofertar programas de estudios de carreras profesionales en área de las ciencias básicas y aplicadas. Ello ocurre pese al reconocimiento generalizado de que el desarrollo del país en un mundo globalizado y abierto a la competencia internacional va a depender en última instancia de la aplicación correcta de los conocimientos que se tengan en materia de ciencias básicas y experimentales. La UASD, el INTEC, la UNPHU son las únicas instituciones de educación superior del país que ofertan programas de estudios de carreras profesionales en el área de las ciencias básicas.

En el 2004, en la distribución de la matrícula por área del conocimiento predominaban las Ciencias Sociales con 113, 108 estudiantes (36.09% de la matrícula total) Le seguían las Humanidades con 82, 054 estudiantes (26.18% de la matrícula total), las Ciencias Básicas y Tecnológicas con 78,786 estudiantes (25.14% de la matrícula total) y la Ciencias de la Salud con 36, 188 estudiantes (11.55% de la matrícula total. En el 2005 se mantuvo la misma situación, en cuanto al orden de preferencias de las áreas.

Sí desagregamos el área de las Ciencias Básicas y Tecnologías en tres sub áreas del conocimiento: ciencias básicas y aplicadas; ingenierías y tecnologías; y ciencias agronómicas y veterinarias, nos daríamos cuenta de que la sub área de ciencias básicas y aplicadas apenas representa un 1.3% dentro de las Ciencias Básicas y Tecnologías; igual nos daríamos cuenta de que la sub área de ciencias agronómicas y veterinarias concentra apenas un 3.7%, mientras que el peso de las ingenierías y tecnologías dentro del área de las Ciencias Básicas y Tecnologías  es de 95%.

Sin un número suficiente de jovenes calificadas en materia de ciencias básicas no nos será posible crear las condiciones para el surgimiento de un nuevo paradigma tecnológico.

Las instituciones de educación superior del Sistema que reportan los mayores flujos de egresados son la Universidad Autónoma de Santo Domingo (24.6%), Universidad Tecnológica de Santiago (11.5%) y la Universidad Abierta para Adultos (10.2%)

Debido al tamaño de su población estudiantil, de la UASD egresan, año tras año,  más profesionales que los que egresan de cada una de las demás instituciones de educación superior. Pero, de la UASD egresan menos profesionales de lo que deberían egresar.

En el año 2005, el número de profesionales egresados de la Universidad estatal se elevó a 7 mil 830 (5.13% de su matrícula) Cuando el número de estudiantes graduados ese año debió ser de 15 mil 253, el equivalente al 10% de su población estudiantil.

Hoy es muy alto el precio que se debe pagar por los servicios  de una educación superior de calidad. El problema económico afecta a todas, y a cada una de nuestras universidades. No sabemos  cómo el Estado dominicano va a financiar una mega universidad como la UASD con más de 150 mil estudiantes, dotada de modernas instalaciones y de sofisticados equipos de última generación. Tampoco cómo la Secretaría de Estado de Educación Superior de Ciencia y Tecnología va asistir económicamente a las privadas, imposibilitadas ya de traspasar al público las alzas que experimentan los costos de sus servicios. A todo ello nos referiremos en una próxima entrega.