Perspectivas de nuestras instituciones de educación superior

Perspectivas de nuestras instituciones de educación superior

Universidades buscan nuevos métodos de enseñanza y de aprendizaje

3 de 3

En los momentos actuales, la población latinoamericana se encuentra sumida en una crisis social y económica de grandes proporciones, resultado no solo de factores mundiales que escapan al control de sus gentes, sino de la acumulación progresiva de problemas no resueltos y de políticas unas veces favorecedoras de intereses particulares y otras divergentes con las soluciones adecuadas a problemas que debieron de ser enfrentados casi de inmediato.

Miembros de la Asociación de Empresas Industriales expresaron una vez con justa razón que: “la comprobada situación de deterioro en que se encuentra el país es, al mismo tiempo, una manifestación de esta crisis y un factor que contribuya a agravarla, por cuanto una población con muy bajo nivel educativo como la nuestra no está en condiciones de afrontar la difícil tarea de conducir el país por el camino del progreso”.

Presionados por la necesidad de mejorar la calidad de nuestro Sistema de Instrucción Pública, varias universidades han comenzado a buscar nuevos métodos de enseñanza y de aprendizaje.

De particular interés son los esfuerzos para aprovechar mejor el estudio independiente como parte de los procedimientos regulares de enseñanza.

“Es imposible enseñar a nadie nada: solo es posible, por lo tanto, disponer convenientemente las cosas que puede aprender”. Así se expresa un autor desconocido.

Un documento de la UNESCO señala que “el mundo actual debe enfrentarse a tremendos problemas y desafíos, dominados por los cambios demográficos debidos al fuerte crecimiento de la población en algunas partes del mundo, los estallidos de conflictos y contiendas étnicas, el hambre, las enfermedades, la pobreza persistente, la carencia de viviendas, la desocupación prolongada, la ignorancia y los problemas relacionados con la protección del medio ambiente, la consolidación de la paz y la democracia, el respeto de los derechos humanos y de la preservación de la identidad cultural”.

Las tendencias internacionales actuales se caracterizan por una serie de procesos concurrentes no exentos de contradicción: Democratización, Globalización, Regionalización, Polarización, Marginalización, Fragmentación, entre otros.