Perspectivas y riesgos en Informe Política Monetaria

Cada seis meses el Banco Central publica su Informe de Política Monetaria, un útil instrumento para que economistas, empresarios e interesados obtengan información del entorno económico mundial, el doméstico, las principales variables macro-económicas y, lo más importante, las proyecciones para el resto del año y el balance de los riesgos.

En el informe cerrado a mayo de este año se indica que el entorno internacional es básicamente similar al informe de noviembre de 2012, caracterizado por una economía mundial en lento crecimiento a causa de los problemas financieros y la caída del producto en la zona Euro, crecimiento menor a lo previsto en los EU y moderación del crecimiento en las economías emergentes. En ese entorno global se mantienen bajas las presiones inflacionarias,  ya que, debido a la caída de la demanda mundial, los precios del petróleo y otros commodities se mantienen estables.

En el entorno doméstico el informe reconoce que la economía en el primer trimestre de 2013 experimentó una desaceleración mayor a lo previsto, aumentando el PIB en apenas 0.3%. Este comportamiento fue consecuencia  del impacto de la reforma fiscal, que provocó una caída de 2.8% en la demanda, así como el sobreajuste fiscal en el primer trimestre, en donde el Gobierno Central pudo alcanzar su meta de déficit de 0.7% y sin embargo fue de 0.2%.

Frente a esa desaceleración el Gobierno anunció un aumento en el gasto a partir del segundo trimestre, mientras la Administración Monetaria redujo en 75 puntos porcentuales la tasa de política monetaria, modificó el Reglamento de Evaluación de Activos, para elevar a RD$25 millones el monto de los préstamos que se pueden evaluar de acuerdo al historial de pago del acreedor, y finalmente se redujo el encaje legal por un monto de RD$20 mil millones para ser dirigidos al sector manufacturero, agropecuario, viviendas y también al comercio, mipymes y consumo.

Como señala el Informe de Política Monetaria el crédito al sector privado se había desacelerado y al primer trimestre estaba creciendo a una tasa de 5.6%, sin embargo gracias a las medidas descritas, al 12 de julio el crecimiento (comparado con finales de julio de 2012) había aumentado a 12.8%. También las tasas de interés han evolucionado a la baja y mientras a julio de 2012 la tasa promedio ponderada de los préstamos era 15.96%, en la segunda semana de este mes de julio la tasa promedio era 13.58%.

En el periodo enero-mayo el Banco Central aumentó sus Reservas Internacionales Netas (RIN) en US$857.6 millones para llegar al monto de US$4,067.4 millones, acumulación que fue elogiada por la misión del FMI que recientemente visitó el país.

Aparte de la multiplicidad de datos, cuadros y modelos, la parte a nuestro juicio mas importante del Informe, son las proyecciones, y al respecto el BC mantiene un pronóstico de crecimiento del PIB en 3% (los pronósticos para la economía mundial son de un crecimiento de 2.5%, los EU 1.9% y la UE negativa en 0.5%), basándose en que la maduración de las medidas de política monetaria y la aceleración del gasto  permitirán en los dos últimos trimestres tasas de crecimiento mayores a 4%.

 La inflación anualizada a mayo fue de 4.99% (a junio de 4.8%) por lo cual se proyecta la inflación al final del año estará en el rango medio de la meta del Programa Monetario (5% +- 1%).

El Balance de Riesgos presentado en el Informe de Política Monetaria apunta en el caso del crecimiento del PIB que están sesgados a la baja y destaca el riesgo de una caída en los ingresos en relación a lo presupuestado, lo cual a nuestro juicio podría ser más que compensado con los ingresos adicionales provenientes de la Barrick Gold. También los riesgos apuntan al alza en materia de inflación.

La buena noticia es que luego de este año de ajustes se comienza a ver la luz al final del túnel y para 2014 se vislumbra una reducción de la brecha en el producto cuyo crecimiento podría estar entre 5-6%, la inflación entre 3.5-5.5% y continuando el proceso de consolidación fiscal.