Perú plantea cárcel a quienes nieguen o aprueben actos de terrorismo  

LIMA. AFP. Penas de cárcel de cuatro a ocho años podrían recibir las personas que públicamente nieguen o aprueben los actos cometidos por organizaciones terroristas, según un proyecto de ley enviado por el Ejecutivo al Congreso, próximo a entrar en debate.  

El proyecto, cuyo texto fue divulgado hoy, crea el delito de Negacionismo, que criminaliza a toda persona que “apruebe, justifique, niegue o minimice los actos cometidos por organizaciones terroristas”.  

“Es necesario cerrar filas para proteger el orden democrático ante el intento de grupos de ideología terrorista de infiltrarse en política”, dijo el primer ministro Juan Jiménez al defender el proyecto del Ejecutivo.  

El proyecto ha recibido críticas de la vicepresidenta Marisol Espinoza, prominente figura del partido de gobierno, quien dijo que la propuesta del Ejecutivo debe ser analizada a profundidad por el parlamento antes de su aprobación “porque puede ser un poco peligroso”.  

Jiménez enfatizó que “lo que el gobierno defiende es el orden democrático para que las ideas trasnochadas que afectaron al país durante 20 años no regresen más, y que haya respeto por el país; eso existe en otros países democráticos y no genera ningún peligro”.  

El propósito de la norma, agregó, es garantizar las condiciones mínimas que aseguren la convivencia social pacífica, teniendo en cuenta los hechos históricos ocurridos en el Perú causados por el terrorismo.  

Perú vivió una etapa de violencia política a partir de 1980 cuando se alzó en armas la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, a la que se sumó en 1984 la guerrilla guevarista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.  

El conflicto dejó un balance de 69 mil muertos y desaparecidos hasta el año 2000, según el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, que estudió esa etapa de la historia peruana.  

El objetivo del proyecto es reprimir a los autores de expresiones que enaltecen a los responsables de actos terroristas, propician o estimulan la violencia terrorista, señaló una nota de la oficina del primer ministro.