Pese a escándalo, presidente de Guatemala se aferra al cargo

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. EFE.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. EFE.

GUATEMALA. El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, dijo el domingo que no renunciará al cargo, luego de que la fiscalía solicitara el retiro de su inmunidad por su presunta participación en un caso de fraude aduanero. “Declaro categóricamente que rechazo mi vinculación a la misma, haber recibido dinero alguno de esa operación de defraudación aduanera, mi conciencia está tranquila en ese sentido”, dijo en un mensaje dirigido a la nación y transmitido por televisión.

Pérez Molina también pidió perdón y reconoció que en su gobierno se realizaron actos de corrupción. “Esto me obligo a pedir disculpa pública y a decir lo que nace del fondo de mi corazón, a pedir perdón a los guatemaltecos”, añadió, negando que fuera a renunciar al cargo por estos señalamientos. El presidente también denunció la existencia de una “estrategia intervencionista” que pretende “quebrantar la democracia del país”, y llamó “a la Guatemala profunda” a manifestarse en toda su fuerza.

Guatemala ha registrado varias jornadas de protestas exigiendo la renuncia del presidente, luego de que la fiscalía y la Comisión Internacional contra la corrupción en Guatemala descubrieran varios hechos de corrupción de funcionarios en el gobierno de Pérez Molina. La falta de presencia pública del presidente Pérez Molina obligó a una jueza a realizar un recurso de exhibición personal para conocer su paradero.

Tras verificar que se encontraba en la casa presidencial, la jueza Carmen Pocom dio por concluido el recurso. El domingo, el Ministro de Salud, Luis Montenegro presentó su renuncia, así como la comisionada presidencial para la reforma policial Adela Torrebiarte, uniéndose a seis funcionarios más que el sábado dimitieron tras las denuncias de corrupción contra el gobierno de Pérez Molina. L