Pese a esfuerzo estatal persiste la violencia contra los menores

A pesar de los esfuerzos desde el Estado y las organizaciones no gubernamentales por aplicar las leyes de protección a niños y adolescentes, persisten en el país altas tasas de violencia contra los menores y de trabajo infantil”, denunció ayer Espín Dicent, coordinador de la Coalición de ONG por la Infancia.

Al participar en el desayuno interreligioso “Con el compromiso de promover valores y una crianza positiva”, organizado por la Red Global de Religiones a Favor de la Niñez, afirmó que los representantes de organizaciones basadas en la fe deben conocer el contenido general de la Hoja de Ruta Nacional sobre Prevención y Eliminación de la Violencia contra la Niñez para promover acciones concretas de respuesta contra la violencia a menores.

Mientras, Eric Gómez Gil, vocera de la Red Global de Religiones a Favor de la Niñez, dijo que sin importar a qué religión se pertenezca, todos los creyentes deben unirse en oración para que el país alcance una cultura de paz basada en el respeto a la libertad de expresión y culto.

“El objetivo del encuentro es identificar áreas concretas en donde líderes religiosos y espirituales puedan jugar un rol fundamental para contribuir a alcanzar los objetivos y resultados de la estrategia nacional”, señaló Dicent. Los líderes de las religiones católica, evangélica, mormona, hindú, bahá’i y de las tradiciones espirituales Brahma Kumaris y Sociedad Internacional de Realización Divina, hicieron público su compromiso a favor de la niñez a través de la promoción de valores no violentos y una crianza positiva.

En tal sentido, afirmaron que pese a tener creencias diferentes todos los creyentes deben generar una agenda común para prevenir la violencia intrafamiliar y de género que afecta principalmente a los niños. En otro orden, Alberto Padilla, quien acudió al encuentro en representación del Consejo Nacional para la Niñez (Conani), señaló que los religiosos de distintas denominaciones pueden dar acompañamiento y orientación moral y religiosa a las familias con problemas de violencia. Explicó que con esto se reduciría ese flajelo en el país.