Petroleras buscan hacer transacciones en Texas

David Wethe y Dan Murtaugh

Sería difícil detectar el peor mercado petrolero en décadas en West Texas, donde las carreteras de dos carriles siguen repletas de camiones y las empresas de energía están a la pesca de transacciones.
La cuenca pérmica, la mayor de las regiones de petróleo de esquisto que desencadenaron el auge energético de los Estados Unidos, es también la única donde la producción crece a pesar de que las compañías perforadoras mantienen la mayor cantidad de torres ociosas en el país durante la caída de precios más prolongada desde la década de 1980.

Eso ha atraído el interés de compañías desde Exxon Mobil Corp. hasta Anadarko Petroleum Corp., que buscan activos en la árida planicie que tiene una superficie de las dimensiones de Siria.
Se estimó que la oferta de Anadarko por Apache Corp. obedeció a las grandes tenencias de Apache en la cuenca pérmica.
La creciente producción de la región ha contribuido a impulsar la producción estadounidense luego de que la decisión de la OPEP de extraer más petróleo para conservar participación de mercado provocara un derrumbe de los precios del crudo.

‘Más estable que Arabia Saudita’. “Ya se observa que muchos apuntan a la cuenca pérmica”, dijo Houston Allen Gilmer, el máximo responsable ejecutivo de Drilling Info Inc., que tiene sede en Austin.
“Si se busca la zona más estable donde hacer algo en este momento, tiene que ser ahí. Hoy hasta podría sostenerse que es más estable que Arabia Saudita”, manifestó.

Exxon, la empresa de energía que cotiza en bolsa más grande del mundo, compró 19.425 hectáreas (48.000 acres) en la cuenca pérmica en dos transacciones en agosto y mantiene reuniones con pequeñas compañías de capital cerrado para analizar empresas conjuntas y nuevas adquisiciones.
Anadarko hizo una oferta de compra de todo el paquete accionario de Apache, que con 1,3 millones de hectáreas (3,2 millones de acres) tiene una de las mayores posiciones en la cuenca pérmica, para luego retirarla, dijo la semana pasada el máximo responsable ejecutivo de Anadarko, Al Walker.

El gobierno de Estados Unidos estima que la producción de petróleo en la cuenca pérmica crecerá 0,6 por ciento en diciembre, a 2,02 millones de barriles por día, a pesar de que las compañías exploradoras han mantenido una capacidad ociosa del 59 por ciento de las torres en la zona en los últimos 12 meses.
La producción en yacimientos de esquisto rivales como Eagle Ford y Bakken ha declinado 25 y 12 por ciento. respectivamente, al retirarse las firmas perforadoras tras el derrumbe de los precios del petróleo el año pasado.