Peugeot reanuda su cooperación con su socio en Irán, donde volverá a fabricar

pe

París. El grupo francés PSA firmó hoy un acuerdo para reanudar la cooperación con el que era su socio en Irán antes del embargo, Khodro, que supondrá la creación de una empresa común que invertirá 400 millones de euros en los próximos cinco años y fabricará localmente coches Peugeot.

La nueva filial común, en la que PSA y Khodro tendrán un 50 % cada uno, dedicará ese dinero a inversiones en capacidades industriales y en investigación y desarrollo (I+D), señaló el fabricante automovilístico francés en un comunicado.   El acuerdo, suscrito coincidiendo con la visita a Francia del presidente iraní, Hasán Rohaní, debe hacerse definitivo a mediados de año, y permitir que los primeros vehículos salgan de la cadena de montaje de la planta de Khodro en Teherán en el segundo semestre de 2017.

Además, la plataforma común servirá para que Khodro desarrolle sus propios vehículos.   Gracias a la transferencia de tecnología, se ensamblarán los modelos Peugeot 208, 2008 y 301 como “motorizaciones de última generación”, destacó PSA.   Fuentes gubernamentales francesas, citadas por “Le Figaro”, indicaron que el objetivo es alcanzar una cadencia de 200.000 unidades anuales.   La compañía francesa hizo notar que el mercado iraní, que había alcanzado un pico de 1,6 millones de vehículos nuevos en 2011, debería volver a ese nivel en dos años y llegar a 2 millones de coches en el horizonte de 2022. Actualmente circulan en ese país más de 4 millones de vehículos.

PSA se había retirado totalmente en 2012 de Irán (que había sido su segundo mercado en importancia tras Francia) en razón de las medidas de embargo contra el régimen por sus proyectos para dotarse del arma atómica.   Pese a todo, Khodro ha seguido fabricando por su cuenta coches con la marca Peugeot, unos 350.000 anuales, que no se incluían en las cuentas de PSA, que no ha recibido ningún beneficio.