Pide estudien TLC con Estados Unidos

El diputado Pelegrín Castillo solicitó formalmente a los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, realizar un estudio de impacto del Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito con los Estados Unidos de Norteamérica.

Castillo, presidente de la Comisión de Industria y Comercio, explicó que este estudio de impacto debió efectuarse antes de iniciar las rondas de negociaciones del TLC, para contar con una visión realista de cuáles son los beneficios o perjuicios que, en general y sector por sector, deben esperarse de ese acuerdo, algo  que en forma inexplicable e inexcusable nunca  se hizo.

“En el Congreso todavía estamos a tiempo. Si se contrata este estudio con centros especializados de credibilidad y experiencia internacional, o se le requiere a la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), tendríamos en unos meses una evaluación objetiva de lo que más conviene al interés nacional, y por tanto, cualquier decisión se hará con plena conciencia y responsabilidad”, precisó Castillo.

Explicó que sin este estudio no es posible conocer, sector por sector, cuántos empleos se ganarán o perderán, a cuánto asciende el volumen de comercio e inversión que se creará o desviará y cómo serán impactadas las finanzas públicas.

“Si el estudio de impacto indica que el balance del TLC, es sustancialmente favorable- no para tal o cual sector, sino para la nación en general-  entonces debe eliminarse cualquier obstáculo a su aprobación”, sostiene. 

Añade que si, en cambio, no resulta ventajoso o es desfavorable, se debe rechazar con  determinación y procurar un nuevo y más adecuado  contexto de negociación.

Castillo deploró que el debate sobre el TLC con Estados Unidos de Norteamérica se haya centrado en los intereses de ciertos sectores productivos -zonas franca y azúcar- y no en aspectos tan sustantivos como las cláusulas de asociación económica o  coproducción  con Haití,  o en las implicaciones de las disciplinas que el acuerdo conlleva en materia laboral, medio ambiente  o de propiedad intelectual.

Finalmente, Castillo advirtió que aunque no puede desconocerse que la República Dominicana tiene vínculos especiales y profundos  con los Estados Unidos de Norteamérica, sus autoridades tienen que reclamar con firmeza una relación de respeto y dignidad que sea conforme con las normas de derecho internacional y con su orden constitucional.