Pide no precipitar reforma

POR ALEIDA PLASENCIA
Luis Manuel Piantini exhortó al país a no precipitarse y a tomarse varios meses para estudiar a fondo la nueva reforma fiscal, por entender que deberá ser una reforma para el futuro. Entrevistado en un encuentro económico extraordinario de HOY, Piantini, quien es embajador asesor de la Cancillería de la República, sostuvo que la reforma fiscal pendiente de aprobación, no debería ser tratada como un nuevo parche.

Explicó que luego que se ponga en vigencia en los Estados Unidos el Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, CAFTA, el país tiene dos años para ratificarlo en el Congreso Nacional. Entiende que hay suficiente tiempo para discutir seriamente la reforma fiscal y también definir la situación de las zonas francas.

Según explicó, la República Dominicana tiene que sentarse a discutir seriamente la reforma, pensando en función de país y no de partidos políticos, porque “lo que importa ahora es el futuro de la nación, en vez de conveniencias de intereses partidarios”.

Consideró que hay que evitar tener que seguir haciendo reformas con frecuencia en el futuro.

“No podemos vivir de reforma en reforma”, dijo Piantini, tras referir que en los últimos cinco años se han hecho en el país cuatro reformas fiscales.

Realizar reformas fiscales a menudo, según entiende, lleva incertidumbre a los sectores empresariales.

Piantini participó en el encuentro económico de HOY acompañando a Haroldo Rodas Melgar y Hersson Rodríguez Sierra, secretario general y director de tecnología e información de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana. Estuvo también el economista Adolfo Martí, consultor técnico del Banco Central.

Con relación al proceso de reforma fiscal que habría que llevar a cabo en Centroamérica, para adecuar sus economías al TLC, Rodas Melgar, al intervenir, dijo que no tiene una receta específica, en vista de que en los países de esta región se está analizando cómo van a compensar los recursos que pierdan al desmontar los aranceles.

La reforma fiscal en los países involucrados al citado tratado, es obligatoria.

Expresó que todavía no se ha determinado con qué impuestos se compensará la referida pérdida e indicó que con relación a la situación de las zonas francas, habría que acogerse a los compromisos concertados con la Organización Mundial del Comercio (OMC).