Pide tener precaución uso tarjetas de crédito

POR SOILA PANIAGUA
La Superintendencia de Bancos llamó a la población a tomar medidas de prevención ante el aumento de las reclamaciones por casos de fraudes electrónicos que afectan a los tarjetahabientes que usan cajeros automáticos y realizan transacciones por Internet.

La alerta la hizo el  Departamento de Servicios y Protección al Usuario de los Servicios Financieros de la Superintendecia de Bancos, el cual llamó al público a tomar medidas de prevención para evitar ser timado con personas inescrupulosas. Cesarina Rosario, directora de ese departamento, dijo a su vez los delincuentes utilizan métodos más sofisticados para realizar sus fechorías, sea para clonar los plásticos de las tarjetas, como para el uso de mecanismos electrónicos que permitan manejar y retirar fondos de las cuentas bancarias.  Señaló que existen bandas de falsificadores con altos grados de sofisticación en su labor dañina, “tan sofisticados que uno ni cuenta se da en qué momento le clonan la clave de seguridad o le roban el pin o clave secreta para acceder a sus créditos.

Dijo  que  los llamados “hackers” recopilan direcciones electrónicas y remiten correos electrónicos en los que se solicita a los “clientes” que actualicen su base de datos y clave de seguridad a una dirección que figura en ese correo electrónico, y de ahí obtienen todas las informaciones necesarias para efectuar transferencias o retiros.  Y agregó: ” debemos estar alertas!”.

Dijo que también se dan casos de que manipulan los cajeros automáticos y los ponen a operar de manera tan irregular que sin dar efectivo emiten  recibos o “vauchers” que indican lo contrario, pero sin embargo aparece registrado en el sistema como que el usuario en cuestión  hizo el retiro.

A la Superintendencia llegan denuncias de que se utilizan clips y otras trampas para atrapar las tarjetas insertadas en los cajeros electrónicos, otras quejas son que maleantes colocan cámaras para ver  la clave digitada por los usuarios, mientras que en otros casos ponen una ranurita extra con la que copian con un aparato los datos de identificación de las tarjetas y hacen otras idénticas.

Rosario afirmó que hay que ser precavido y evitar utilizar usar cajeros ubicados en lugares inseguros, no aceptar ayuda de terceros, no revelar su clave, que debe ser secreta, y cambiarla con cierta frecuencia, por prudencia. 

“Debemos tener a mano el número de teléfono de su entidad de intermediación financiera, para los casos en que la tarjeta se atasque en un cajero poder reportarlo confiablemente.  En las entidades intermediarias hay empleados encargados de recibir las reclamaciones por teléfono y de manera personal para que suspendan la tarjeta hasta que se realicen las investigaciones correspondientes”, puntualizó.

Rosario  indica que cuando las transacciones se hacen por la vía electrónica, es decir a través del Internet, hay que cerciorase que se usa la página web oficial del banco.  Dijo que, en la actualidad las entidades bancarias, conocedoras de la situación, ofrecen mayores medidas de seguridad,  y cuando observan que se hacen varios consumos en un mismo día contactan al usuario, para confirmarlas, sobre todo si se tratan de sumas elevadas.

Rosario Cruz  manifestó que una circunstancia que complica los casos de fraudes electrónicos es que el tarjetahabiente es quien asume sus riesgos, ya que el banco se hace responsable en el momento en que se le notifica la pérdida o el robo de la tarjeta.

 “La situación es un círculo vicioso porque el usuario solo se da cuenta que le falta dinero al recibir los estados de cuenta o cuando ve el movimiento y es entonces cuando nota que hay menos dinero disponible, momento en el que procede a denunciar el fraude que ha sufrido”, subrayó.

Citó la importancia de que los bancos dispongan de mecanismos necesarios, de un personal serio y capacitado, para evitar y prevenir anomalía desde la misma entidad.

Opinó que se debe tener en cuenta la cantidad considerable de reclamos por fraudes electrónicos y los medios que dispone el cliente para obtener solución a su reclamo son los que se estipulan en el contrato de tarjetahabiente o del servicio bancario reclamado.

Refirió  que recientemente se aprobaron normas relativas a los delitos electrónicos.